De “Persona del año” a “¿Borrar Facebook?”, una década después

El autor de la revista llama a la regulación, no solo de Facebook sino de las grandes compañías tecnológicas

Eduardo Rivas

Debido a las recientes revelaciones de acciones internas de la compañía de redes sociales Facebook, en especial las que dio a conocer el diario The Wall Street Journal (WSJ) en una serie de reportajes basados en documentos internos de la compañía conocidos como Facebook Files y sus consecuencias tanto en cobertura mediática como en la audiencia ante el senado estadounidense, la revista Time le dedicó la portada de su última edición.

La portada, que muestra al fundador Mark Zuckerberg con la boca cubierta por una notificación del sistema operativo iOS con la pregunta “¿Borrar Facebook?” fue ampliamente discutida en las redes sociales, e incluso hubo usuarios que la compararon con otra portada de la revista de 2010 en la que la revista nombraba a Zuckerberg como “persona del año”.

La presión a Facebook

Acompañando a la portada la revista también emitió un artículo escrito por el inversionista Roger Mcnamee, quien invirtió en los principios de Facebook además de ser asesor del propio Zuckerberg, en éste relata que desde hace años tanto él como “incontables otros” han contactado al CEO además de a la directora de operaciones Sheryl Sandberg para presionar por hacer cambios estructurales en la red social.

Según señala, se ha acercado a la compañía en privado y en público citando un artículo escrito también en la revista Time en 2019 “instando a Facebook y Silicon Valley a adoptar tecnología impulsada por humanos en lugar de algoritmos adictivos y peligrosos. No pasó nada”.

También te puede interesar: Exempleada de Facebook se enfrenta a la compañía durante audiencia en el Congreso

El autor celebra las últimas tres semanas señalando que la filtradora de los archivos internos de Facebook que originaron los reportajes del WSJ, Francis Haugen “ha transformado la conversación sobre la reforma tecnológica, logrando más de lo que yo y otros habíamos logrado en años de esfuerzo”, pues exponer el daño que las redes sociales hacen y la poca importancia que dan las compañías que las controlan en beneficio de sus ganancias.

La importancia de las regulaciones

En opinión de Mcnamee, “nuestra democracia y nuestro gobierno están demasiado quebrados para frenar a una gran empresa. Pero ahora nos encontramos en un punto en el que una mayor inacción del Congreso probablemente resultará en catástrofes continuas de las que es posible que no nos recuperemos durante una generación o más”. 

Pero las autoridades se han dado cuenta a raíz de los recientes eventos de que una regulación es necesaria, lo cual se demuestra en que senadores de ambos partidos políticos se han referido a la situación de manera ferviente por lo que indica que una regulación para las grandes compañías tecnológicas, a pesar de que algunos en el senado no entienden el alcance y el funcionamiento de éstas, podría ser inminente.

El autor llama a la acción mucho más allá de solo Facebook y habla del término “capitalismo de vigilancia” acuñado por la socióloga Shoshana Zuboff de la Universidad de Harvard, en el que las compañías le asignan un valor a la información a la que pueden acceder, incluso si esta información es pública y construyendo modelos que permitan predecir y manipular el comportamiento humano, modelos por los que los anunciantes pagan.

“Nadie en este proceso piensa en el impacto en los seres humanos afectados por su influencia y manipulación. Su único objetivo es maximizar el valor para los accionistas”, acusa.

Roger Mcnamee

¿Cómo cambiar la situación?

Afirma que la falta de regulación en las grandes compañías tecnológicas y el efecto del capitalismo de vigilancia provocan que tanto la autonomía personal como la democracia se encuentren en peligro y les permiten actuar como “gobiernos no electos”, en sus palabras: “Necesitamos legislación para abordar tres problemas relacionados en todo el mundo de la tecnología: seguridad, privacidad y competencia”.

También te puede interesar: El futuro de Internet. ¿Redes descentralizadas?

En seguridad sugiere la creación de entidades regulatorias similares a las que tienen las industrias alimenticia y farmacéutica, en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) que establezcan mínimos de seguridad y auditen a las empresas para asegurarse de que cumplan con estos estándares y castigar a aquellas que lleguen a fallar. Además llama a eliminar las prácticas del capitalismo de vigilancia en su totalidad o, como mínimo evitar que terceras personas puedan tener acceso a información sensible sobre hábitos en la web y de los datos recopilados por aplicaciones.

Finalmente llevar a cabo mejoras para las leyes antimonopolio que creen dependencia absoluta en un solo servicio que afecte a todos sus usuarios si sus servicios resultan dañinos o si salen de línea como pasó la semana pasada, precisamente con todos los servicios de la familia de aplicaciones de Facebook.

Es cuestión de tiempo para saber si los llamados de alerta de Mcnamee serán útiles para las autoridades estadounidenses que, hasta ahora, son las únicas que se han pronunciado por las acciones de Facebook reveladas por el WSJ por lo que los gobiernos de cada país del mundo deberán hacerse responsables por emitir el tipo de regulaciones que hemos visto que son requeridas por la filtradora, Francis Haugen, expertos como Mcnamee e incluso compañías como Facebook han expresado durante sus recientes audiencias que están de acuerdo en que deben ser emitidas.