Digital Onboarding en el mercado de valores: ¿Cómo sumar usuarios en un entorno digital?

Profesionales en el tema de la protección de riesgos ante delitos financieros en México se reunieron para hablar sobre las ventajas y desafíos que significa la implementación de herramientas digitales dentro de esta área 

Alejandro Wong García 

“Las nuevas tecnologías permiten tanto al sector privado como al sector público hacer el trabajo de prevención del lavado de dinero y al financiamiento al terrorismo de una manera más barata, más eficiente, más efectiva y más rápida, mientras se respeta y se vela el nivel de protección de datos que se debe a los particulares”. 

Para hablar sobre el proceso a través del cual se incorporan a nuevos clientes y usuarios a distintos servicios financieros a través del mundo digital y sus retos, se reunieron Elisa de Anda Madrazo, vicepresidenta del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), Mireya Valverde Okón, directora general de Asuntos Normativos de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Sara Levy López, directora de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y Sandro García Rojas, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). 

La discusión se llevó a cabo como parte del primer panel del segundo día de la Conferencia de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles y fue moderada por Carlos Franco Argaez, presidente de Prevención de Lavado de Dinero de la institución anfitriona.  

Franco Argaez inició la conversación comentando que el pasado 9 de septiembre se publicaron las reformas a las disposiciones de carácter general del artículo 212 de la Ley del Mercado de Valores y para el 91 de la Ley de Fondos de Inversión, donde se estableció un mecanismo de identificación, en conjunto con el INE y con el uso de datos biométricos, para las personas que realicen operaciones con estos entes.  

En estas disposiciones se determinó que no serán geolocalizables aquellas operaciones que se realicen a través de dispositivos que sean propiedad de alguna casa de bolsa de valores, de igual manera se determinó que en el caso de que un cliente de estas instituciones quiera hacer una operación de manera remota y su dispositivo no cuente con GPS, se podrá rastrear la dirección IP para conocer su ubicación.  

También te puede interesar: Ciberataques contra México, en ascenso

Guía onboarding 

La representante de la GAFI aseguró que la institución que representa lleva tres años años en el estudio de la utilización de las tecnologías dentro de esta área, sobre todo en el tema de la identidad digital, la cual forma parte importante en la práctica de onboarding; por esto, publicaron una guía durante marzo de 2020, para hacer uso de esta herramienta de forma segura.   

Según la funcionaria, en la guía se esclareció que no todas las operaciones que se realizan de manera digital representan alguna clase de riesgo para el sistema financiero, también destacó que la creación de una identidad digital representaría la manera más sencilla, barata y rápida de incorporar a las personas a los sistemas económicos, de igual forma aporta al crecimiento de la inclusión financiera. 

Anda Madrazo dijo que esta temática es realmente importante para las entidades públicas de todo el mundo, debido a que, desde el 2019, las operaciones monetarias digitales han aumentado considerablemente, y estimó que para el siguiente año, al menos el 60% de las transacciones se realicen dentro del ecosistema informático, además de esto recalcó que la ONU y el Banco Mundial fijaron como meta el año 2030 para que todas las personas del mundo posean una identidad digital.

Levy López inició su participación platicando sobre los retos que enfrentó la SHCP durante la pandemia, tuvieron que cancelar y posteriormente limitar las visitas de las personas a las instituciones financieras, con el fin de protegerlas y no generar más contagios por Covid-19. 

La funcionaría pública destacó la mancuerna que hicieron la Secretaría de Hacienda y el GAFI para explorar las herramientas digitales, como aplicaciones móviles y banca en línea, para ayudar a las personas a mantenerse vigentes dentro del sistema financiero, sin la necesidad de realizar actividades presenciales. Asimismo, destacó que la adopción de estas herramientas no se quedará solamente en este periodo, sino que se aprovechará su profundización para crear más elementos de seguridad para luchar en contra de las actividades ilícitas. 

También te puede interesar: Pandemia adelantó cuatro años la digitalización en México

“El uso de nuevas tecnologías ofrece ventajas, pero también riesgos, ya que cada vez más instituciones privadas y públicas han empezado a migrar de una manera masiva al ecosistema digital, lo que los pone en peligro ante los ataques de cibercriminales. Este tipo de delitos tuvo un mayor crecimiento durante la pandemia”, enfatizó Levy López. 

También dijo que, dentro del área que dirige, considera que se deben adoptar más legislaciones con estándares de nivel internacional, que se enfoquen en este tipo de situaciones, ya que ponen en peligro a entes particulares, gubernamentales y civiles, los cuales se encuentran vulnerables ante la falta de herramientas legislativas que los protejan. 

García Rojas destacó la necesidad que tienen los mercados de crear herramientas digitales de registro de nuevos usuarios para brindarles mayor protección y certeza dentro del sector a todos los participantes, así como para otorgar seguridad a las instituciones ante los delitos fiscales como lavado de dinero, evasión de impuestos, falsificación de facturas, entre otros. 

“Las políticas de prevención de lavado de dinero no solamente es identificar a tu cliente, eso sería apenas el inicio, necesitamos monitorear, conocer al cliente, la debida diligencia, eventualmente el posicionamiento de diversos mitigantes que podrían ayudar a fortalecer ese producto, que aseguren que ese sector de clientes está protegido”, dijo García Rojas. 

Además de esto, el experto aseguró que la apertura de estas herramientas y su establecimiento genera una mayor facilidad para identificar a los clientes y segmentarlos para saber sus necesidades específicas ante los distintos retos que enfrentan de manera individual. 

También te puede interesar: En 2023 todo México tendrá Internet: AMLO

Mayor seguridad 

De acuerdo con el funcionario de la CNBV, la apertura de un nuevo paradigma a través del mundo digital permitirá que el sector de las instituciones bursátiles conozca a sectores que se encontraban delegados cuando se manejaba la banca de manera tradicional. 

“Tenemos a las herramientas tecnológicas para proteger la información, la interconectividad, y al análisis de la información que propiamente nos van a dar los clientes”, declaró Sandro García Rojas.

Las herramientas a las que hace referencia García Rojas son los datos biométricos, las firmas electrónicas y la validación con el Instituto Nacional Electoral. 

El vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV detalló que las herramientas tecnológicas ayudarán a rastrear los riesgos de manera previa, a diseñar los mecanismos de identificación “que nos aseguren que la persona que está del otro lado del dispositivo nos asegure que es quien dice ser”, que sean procesos prácticos y de fácil acceso para las personas de cualquier edad. 

“Dentro de la transformación digital destaca el uso de inteligencia financiera al ser requerido el uso de una base de datos estandarizados que permita otorgar retroalimentación confiable a los sujetos obligados sobre actividades sospechosas o actividades inusuales, y posibles casos”, puntualizó Mireya Valverde Okón. 

De acuerdo con lo que mencionó, la implementación de estas posibilidades tecnológicas fortalece a las áreas de inteligencia de las instituciones públicas, al brindarles una gran cantidad de datos analizables que se pueden hacer llegar a otras dependencias para garantizar una mayor seguridad. 

Perder el miedo a la tecnología 

El modelo basado en la informática ha impulsado a los organismos a crear un sistema mucho mayor organizado, efectivo y rápido, a diferencia de lo que se hacía anteriormente dentro del sistema tradicional basado en el papel y la escritura a mano o a máquina, aseguró Valverde Okón. 

Los expositores concluyeron que es necesario que las personas le pierdan el miedo o la aversión a las herramientas tecnológicas, las cuales podrían ayudar a fortalecer el sistema económico y brindarles mayores herramientas de protección y conocimiento financiero.