Periodista belga y su esposa también fueron blancos de Pegasus

A pesar de negar ser clientes de NSO Group, múltiples opositores al gobierno de Ruanda han sido blancos del malware

Eduardo Rivas

Medios belgas e israelíes revelaron que el periodista Peter Verlinden y su esposa Marie Bamutese, ambos de nacionalidad belga, fueron blancos del malware de espionaje de origen israelí Pegasus; Verlinden lleva a acabo su tarea periodística en África y según la información el responsable de ordenar el espionaje contra la pareja habría sido el gobierno de Ruanda, esto a pesar de que no hay información oficial de que éste sea cliente de NSO Group, creador de Pegasus.

El hallazgo vino del Servicio General de Inteligencia y Seguridad de Bélgica (SGRS por su sigla en francés) y fue confirmado por el Laboratorio de Seguridad de la Amnistía Internacional, que generaron un registro de posibles víctimas del malware a raíz de la lista de afectados que salió a la luz hace algunos meses en la que figuraba el matrimonio, ante lo cual procedieron a revisar sus dispositivos, encontraron signos de que efectivamente se había realizado un ataque, los medios Knack y Le Soir fueron los primeros en dar a conocer la información. 

También te puede interesar: Nueva investigación revela que nueve activistas en Baréin fueron víctimas de Pegasus

De acuerdo con la información de Le Soir, quienes tuvieron acceso al reporte del SGRS fechado el pasado 16 de septiembre, se determinó que “dado que las investigaciones completas aún están en curso, nuestro servicio evalúa la probabilidad de que los dispositivos de Peter Verlinden y Marie Bamutese hayan sido atacados por el software de Pegasus. Dado el momento de la intrusión y la naturaleza de las personas objetivo, el SGRS evalúa que es muy probable que tal intrusión haya sido iniciada por Ruanda”, sin embargo debido a la sofisticación del malware israelí, al servicio le ha sido imposible hasta ahora determinar la gravedad de la intrusión. 

La evaluación del SGRS se basa en que la labor periodística de Verlinden se ha desarrollado en África central, señala en su análisis que su teléfono fue probablemente instalado entre el 22 y el 29 de septiembre de 2020, alrededor de las fechas en las que se dio el secuestro de Paul Rusesabagina, el gerente de un hotel que salvó alrededor de 1,200 vidas durante un genocidio en 1994, en su mayoría de la etnia tutsi, y que recientemente fue condenado en el país africano por cargos de terrorismo.

Pegasus Project ya había informado anteriormente que la hija de Rusesabagina, Carine Kanimba, había sido afectada también por el malware por lo que las coincidencias en personas relacionadas a la oposición del gobierno de Ruanda se han acumulado. A pesar de esto, el gobierno ha negado ser cliente de NSO Group, creadores de Pegasus, quienes por su parte declararon al medio indio The Wire: “No podemos hacer comentarios serios sobre ‘estimaciones probables’ hechas por un actor anónimo. A partir de la mínima información que recibimos de usted, parece que esta pregunta no está relacionada con NSO Group ni con ninguna de sus tecnologías”.

También te puede interesar: México fue el primer cliente importante de NSO Group; Pegasus se contrató durante el gobierno de Felipe Calderón

Al respecto, Peter Verlinden declaró ante Pegasus Project, la asociación de periodistas que han estado tras la pista del malware: “Dada mi relación con el régimen de Ruanda, realmente no nos sorprendió que Ruanda esté tratando de averiguar qué hacemos mi esposa y yo. En los últimos años, hemos sido atacados por los trolls de Internet en las redes sociales. En 2018, presentamos una denuncia por difamación. En otras palabras: estamos acostumbrados al régimen de Ruanda”, además de que espera que el gobierno de su país reaccione al hallazgo y lo califiquen como “un paso demasiado lejos”.