Legisladores estadounidenses exigen aclarar efectos en salud mental de Instagram en adolescentes

Aparentemente la compañía ha estado conduciendo estudios sobre el impacto de la salud mental de sus plataformas, en especial Instagram durante los últimos tres años

Eduardo Rivas

Como resultado de un reportaje del Wall Street Journal, congresistas estadounidenses enviaron una carta al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, para pedirle que aclare si la información del diario es cierta y si sus productos, específicamente la red social Instagram, generan algún efecto en la salud mental de los usuarios adolescentes.

De acuerdo con la información del Journal, Facebook llevó a cabo estudios los últimos tres años, en los que determinaron que Instagram tenía un impacto negativo significativo en niños y adolescentes, afectando específicamente a mujeres en la etapa de adolescencia: “El 32% de las adolescentes dijeron que cuando se sentían mal con su cuerpo, Instagram las hacía sentir peor”.

También determinaron que la red social influía en las tasas de suicidio en Estados Unidos y el Reino Unido pues 13% de los usuarios británicos y 6% de los estadounidenses reportaron tener pensamientos suicidas que fueron rastreados hasta la red social.

También te puede interesar: Facebook e Instagram resguardan a menores de edad de anunciantes y adultos

A pesar de que el estudio indica que la mayoría de los usuarios jóvenes no se ven afectados, la compañía sabía que las características clave de funcionalidad de Instagram son las que más efectos dañinos tienen pues los usuarios únicamente suben las mejores fotografías, lo que crea ambientes irreales, además el algoritmo con el que funciona el sistema de recomendaciones empuja a lo usuarios hacia contenido potencialmente dañino: “Los aspectos de Instagram se exacerban entre sí para crear una tormenta perfecta”.

Ante la revelación del estudio, la jefa de políticas públicas de Instagram, Karina Newton, publicó, el mismo día en que salió a la luz el reportaje del Journal, un comunicado en el que reconoció que el reporte era en efecto legítimo y que si bien se presentaron los aspectos negativos de éste, la compañía apoyaba la investigación por completo, pero a su vez destacó que si bien Instagram hacía sus propias investigaciones, “cada estudio tiene limitaciones y salvedades, por lo que ningún estudio individual será concluyente”, además de que los estudios demuestran que las redes sociales no son ni positivas ni negativas.

Newton también aseguró que la compañía trabaja activamente en crear medidas que ayuden a las personas a tener una experiencia positiva en Instagram y aunque no puntualizó en estas medidas sí mencionó que “hemos trabajado mucho en torno al acoso, el suicidio y las autolesiones y los trastornos alimentarios”, además de implementar características para evitar el bullying escondiendo los contadores de likes, “estamos cada vez más enfocados en abordar la comparación social negativa y la imagen corporal negativa.

También te puede interesar: Facebook cubrirá deuda de pequeñas empresas con 100 mdd

Sin embargo la respuesta pareció no ser suficiente para los congresistas estadounidenses pues al siguiente día enviaron una carta directamente al fundador y CEO de Facebook e Instagram, Mark Zuckerberg, la cual estaba firmada por el senador demócrata Edward J. Markey y las congresistas también demócratas Kathy Castor y Lori Trahan, exigieron al multimillonario que diera información más puntual acerca del reportaje.

En la carta, los representantes destacaron la iniciativa ya criticada de Instagram de lanzar una versión exclusivamente para menores a lo que “urgimos encarecidamente que detenga todos los esfuerzos para lanzar nuevas plataformas para niños o adolescentes.” a la vez que se refirieron a los hallazgos de la propia investigación de la compañía revelados por el Journal señalando que “pintan una imagen clara y devastadora de Instagram como una aplicación que representa una amenaza significativa para el bienestar de los jóvenes”.

Finalmente la carta contenía una serie de preguntas específicas a las que pidieron se dé una respuesta a más tardar el 6 de octubre de este año entre las que destacan: “¿Cuándo comenzó Facebook a estudiar los impactos de sus plataformas en la salud mental de los adolescentes?” y “¿Facebook aceptará abandonar sus planes de lanzar nuevas plataformas para niños o adolescentes, incluida una versión de Instagram para niños? ¿Si no, porque no?”, además de solicitar copias de todos las investigaciones internas hechas por la compañía así como las externas que se hayan comisionado en relación al tema.