Tasa de delitos cibernéticos en Australia crece de forma ‘sustancial’

Las autoridades reportaron que muchas estafas se hacen usando información sobre el Covid-19 para atraer a las personas además de que la infraestructura básica del país ha sido atacada

Eduardo Rivas

Autoridades australianas informaron un crecimiento del 13% en la tasa de delitos cibernéticos relacionados con el hackeo y el robo de datos enfocados en las personas que han cambiado sus rutinas de trabajo para alinearse con el home office a raíz de la emergencia sanitaria causada por el Covid-19.

El Centro de Ciberseguridad Australiano (ACSC por su sigla en inglés) dio a conocer el día de hoy 15 de septiembre su Reporte Anual sobre Ciberamenazas en el cual informó: “durante el año fiscal 2020-21, la participación en línea de las personas, organizaciones y entidades gubernamentales australianas se vio influida en gran medida por los impactos de la pandemia de Covid-19”, según indica, la pandemia incrementó la dependencia de la población a Internet, lo que a su vez incrementó las oportunidades de los cibercriminales.

“El aumento en el volumen de informes de delitos informáticos equivale a un informe de un ataque cibernético cada 8 minutos”, indica el informe publicado por la agencia australiana que categorizó el aumento como “sustancial”. Además indica que existe una demanda en la dark web de personas que lleven a cabo estas actividades criminales como el ransomware (el robo de datos personales o exclusión de los dueños de un dispositivo que cobra un rescate para recuperar la información o el acceso) como Servicio (RaaS por su sigla en inglés).

También te puede interesar: Pueblo de Suiza sufre de ataque de ransomware; autoridades minimizan el daño

Según el reporte, la ACSC recibió 67,500 reportes de crímenes cibernéticos siendo el fraude, las estafas de compras en línea y estafas de banca en línea los crímenes más reportados así como aproximadamente 500 casos de ransomware, todos estos delitos conllevando pérdidas “autoreportadas” que ascienden a 33,000 millones de dólares australianos (equivalentes a más de 24,000 millones de dólares estadounidenses) siendo que aproximadamente 75% de los casos conllevando la pérdida de información o dinero de las víctimas.

También informaron que la infraestructura del gobierno fue vulnerada pues 1 de cada 4 ataques se dirigieron a los sectores de la atención de la salud, la distribución de alimentos y la energía que “ha puesto de relieve la vulnerabilidad de la infraestructura crítica a la interrupción significativa de los servicios esenciales, la pérdida de ingresos y la posibilidad de daños o pérdida de vidas”.

También te puede interesar: Gobierno de Rusia interfiere aplicación de la oposición en víspera de elecciones

La ACSC también reportó que, para contrarrestar estos incidentes, se tomaron acciones entre las que destacan la asistencia en 1,630 casos de seguridad, la realización de 34 “actividades de tareas operativas de alta prioridad” ante potenciales amenazas cibernéticas o eventos calificados como importantes, la remoción de más de 7,700 sitios web que llevaban a cabo actividades ilegales y 110 más que utilizaban información sobre el Covid-19 como cebo para atraer a sus víctimas.

La jefa de la ACSC, Abigail Bradshaw, declaró en la presentación del reporte que “todas las personas, empresas y organizaciones australianas deben ser conscientes del entorno de ciberamenazas en evolución y tomar las medidas necesarias para defenderse de esas amenazas”, además el reporte urgió a todos los ciudadanos a reportar todos los incidentes a través de su plataforma ReportCyber así como conocer a profundidad sus redes y prepararse para poder afrontar cualquier incidente “implementando planes de respuesta a incidentes, continuidad del negocio y recuperación ante desastres, y probándolos”.