Bancos centrales deben empezar a trabajar en sus monedas digitales:BIS

El Banco Internacional de Pagos respaldó el desarrollo de las monedas digitales del banco central, ya que las considera necesarias para modernizar las finanzas y garantizar que las Big Tech no tomen el control del dinero

Alejandro Wong García

Las monedas estables y las finanzas descentralizadas desafiarán los modelos comerciales de los bancos y las autoridades monetarias deben actuar más rápidamente para desarrollar activos digitales oficiales, aseguró El Banco de Pagos Internacionales (BIS por su sigla en inglés).

La aseveración fue hecha por Benoît Cœuré, director del Centro de Innovación del BIS, en una participación durante el Foro Financiero Eurofi en Ljubljana, Eslovenia, que se llevó a cabo del 8 al 10 de septiembre.

El funcionario dedicó su discurso de clausura para discutir el papel de los bancos centrales en el despliegue de las monedas digitales de bancos centrales o Central Bank Digital Currency (CBDC), los desafíos de las monedas estables globales y las plataformas de finanzas descentralizadas que ponen en riesgo los modelos bancarios existentes.

“Las grandes tecnológicas están ampliando su presencia en los pagos minoristas. Las monedas estables están llamando a la puerta, buscando la aprobación regulatoria. Las plataformas de finanzas descentralizadas (DeFi por su sigla en inglés) están desafiando la intermediación financiera tradicional. Todos vienen con diferentes preguntas regulatorias, que necesitan respuestas rápidas y consistentes”, declaró Cœuré.

También te puede interesar: Yuan digital disputará el dominio internacional del dólar

De acuerdo con el director del BIS, un activo digital de banco central bien diseñado será un medio de pago y liquidación seguro y neutral, que servirá como una plataforma interoperable común alrededor de la cual se puede organizar el nuevo ecosistema de pagos, también permitirá una arquitectura financiera abierta que esté integrada al tiempo que da la bienvenida a la competencia y la innovación, mientras preserva el control democrático de la moneda.

Una CBDC debe cumplir con las expectativas de los usuarios hablando de usabilidad y seguridad, proteger la privacidad así como los datos, y mejorar la inclusión financiera, entre otras cosas, resaltó el director del BIS.

Los bancos centrales también deben analizar diferentes opciones de diseño que prioricen la facilidad de uso, bajo costo, convertibilidad, liquidación instantánea y disponibilidad continua junto con la resiliencia, flexibilidad y seguridad.

“Para construir una CBDC para el público, un banco central debe comprender lo que necesita y trabajar en estrecha colaboración con otras autoridades. BIS Innovation Hub está ayudando a los bancos centrales. Ya tenemos seis pruebas de concepto y prototipos relacionados con CBDC que se están desarrollando en nuestros centros, y más por venir”, declaró.

También te puede interesar: EE.UU. se rezaga en la carrera por desarrollar la moneda digital de su banco central

El discurso se realizó unos días después de que BIS anunciara que trabaja con los bancos centrales de Singapur, Sudáfrica, Australia y Malasia para probar la eficiencia de CBDC en los pagos transfronterizos

“El proyecto trabajará con múltiples socios para desarrollar prototipos técnicos en diferentes plataformas de tecnología de contabilidad distribuida. También explorará diferentes diseños operativos y de gobernanza que permitirían a los bancos centrales compartir infraestructuras CBDC, beneficiándose de la colaboración entre expertos del sector público y privado en diferentes jurisdicciones y áreas de operación”, especificó el mensaje.

El gobierno de la República Popular de China lleva más de seis años en labores de desarrollo de su moneda digital, el renminbi, la cual inició pruebas en abril de 2020 y planea ser introducida al público internacional en 2022 con los Juegos Olímpicos de Invierno.