Los fotógrafos profesionales, ¿en riesgo por teléfonos con cámara?

Desde el

Desde el 2010 los teléfonos inteligentes desplazan a dispositivos como las cámaras digitales para tomar fotografías recreativas y para actividades profesionales

Javier Roldán

En los últimos 10 años el negocio de la venta de cámaras digitales ha ido en descenso debido a las constantes mejoras en las cámaras integradas en los teléfonos inteligentes, lo que permite a los usuarios de teléfonos celulares tomar fotografías de alta calidad sin necesidad de una cámara digital. 

En el año 2000, empresas de teléfonos móviles como Samsung, Nokia y Motorola  fueron pioneras al introducir en sus dispositivos cámaras integradas que darían paso a las actualizaciones de nuestros días, como el Huawei P40 Pro, que tiene 50 megapixeles (MP) en la cámara principal, telefoto de 12, ultra gran angular de 40 y 32 megapixeles en la cámara frontal; el iPhone 11 Pro en su cámara principal cuenta con una distancia focal de 26 mm, que permite capturar fotos instantáneas, y el Samsung Galaxy S20 Ultra, que cuenta con un sensor de cámara principal de 108 MP y con más de 200 megapixeles en la cámara frontal y trasera. 

¿Qué es un pixel? 

El pixel es un vector que comprende datos de coordenadas, nivel de luminosidad y color en la pantalla o papel.  La ventaja más evidente de tener ‘más pixeles ‘ es que las fotografías tendrán una mejor resolución.

Las ventajas de un teléfono celular sobre una cámara es su tamaño y practicidad para llevarlo a diferentes sitios, así como su peso, también ofrece imágenes atractivas (contraste, saturación y filtros) que no llevan una postedición, y no requiere de conocimientos arduos para lograr una fotografía.

Por otra parte, en las cámaras fotográficas es más fácil decidir las características que buscamos en nuestras fotografías: profundidad de campo, zoom óptico y apertura del diafragma, con cuál es posible captar la realidad del entorno e imágenes más limpias, es decir, podemos adaptar la cámara a las condiciones ambientales.

También te puede interesar: Instagram corrige: póster de Madres Paralelas no violó normas sobre desnudos

¿Los smartphones sustituyen también a las cámaras profesionales?

Un estudio realizado por Suite 48 Analytics encuestó a 881 fotógrafos profesionales para dar a conocer si utilizaban sus teléfonos para capturar imágenes. Esta encuesta considera aspectos como el aumento o disminución en el uso de teléfonos para tomar fotografías profesionales, qué tipo de teléfono inteligente utilizan, si es de gama media o alta, nivel de productividad al hacer uso de un teléfono inteligente para tomar fotos, si utiliza flash o no.

Los resultados arrojaron que 13% de los fotógrafos profesionales toman la mitad o más de la mitad de sus fotos con teléfonos inteligentes, en tanto que 64% utilizan sus teléfonos para tomar fotos no profesionales.

El ascenso de los smartphones

Entre los dispositivos que se usan para tomar fotografías, el 85 % son teléfonos inteligentes, 10.3% cámaras digitales y 4.7% tabletas, de acuerdo con información recabada por InfoTrends vía Bitkom.

De acuerdo con cifras de Statista, actualmente el 46.5% de la población mundial posee un smartphone, luego de que las ventas anuales de estos dispositivos se triplicaran en la última década: de 472 millones a 1,535 millones entre 2011 y 2021.

También te puede interesar: ¿Cuánta información en Internet circula cada minuto? 

A raíz de las mejoras presentadas en las cámaras de teléfonos inteligentes, como lentes y sensores de imagen más pequeños y de mejor calidad, potencia computacional que mejora la imagen en tiempo real, por parte de empresas como Apple, Samsung, Huawei entre otras, las compañías dedicadas a la venta de cámaras digitales como Canon, Nikon y Olympus han visto una reducción de 93% en sus ventas desde el año 2010 y hasta finales de 2020. 

En este contexto hay que mencionar que previo a esta contracción, en los años 2007 y 2008 la industria de las cámara fotográficas logró colocar 120 millones de unidades, lo que permitió alcanzar un máximo en 2010 con 121.5 millones de envíos de cámaras digitales. Por otra parte, en 2019 la venta de estos dispositivos ascendió a tan sólo 15.2 millones. Esto evitó que se vendieran anualmente entre 4 y 15 millones unidades durante la última década.