Ciudad en China obligará a empresas a mudar datos a una nube controlada por el gobierno

Una ciudad que se ubica al sur de Beijing hará obligatorio que todas sus empresas municipales muden sus datos del sector privado al público, específicamente a un sistema de almacenamiento controlado por el Estado

Alejandro Wong García

Según un documento consultado y analizado por Reuters, el gobierno de la ciudad de Tianjin, ubicada al noreste de China, pidió a las empresas municipales que transporten sus datos de operadores del sector privado, como Alibaba Group y Tencent Holdings, a un sistema en la nube respaldado por el Estado para el próximo año, como parte de sus medidas regulatorias de este año.

La Comisión de Administración y Supervisión de Activos de Propiedad del Estado de Tianjin (SASAC, por su sigla en inglés), que supervisa las empresas respaldadas por el gobierno local, aseguró en el documento con fecha del 12 de agosto que las instrucciones vienen directamente del Consejo de Estado de la República Popular de China.

También te puede interesar: Tecnología y educación, bajo el escrutinio del Partido Comunista

De acuerdo con el documento, las corporaciones que tienen sus guardados en plataformas en el servicio de nube de empresas como Huawei Technologies, Alibaba y Tencent, deberán trasladarse a guoziyun, un servicio de almacenamiento administrado por el gobierno, dentro de los dos meses posteriores a la expiración del contrato. El término se traduce como “nube de activos estatales”.

“A partir de hoy, todas las empresas no deben firmar nuevos contratos con plataformas en la nube de terceros o continuar con los acuerdos de alquiler de recursos en la nube”, dice la información oficial. Todos los datos deberían trasladarse antes del 30 de septiembre de 2022, puntualiza el escrito, el cual agrega que guoziyun está en etapa de configuración y que los trabajos preparatorios se completarán a fines de agosto.

También te puede interesar: China publica reglas para disminuir competencia desleal en el sector de Internet

Desde hace meses, el gobierno comandado por Xi Jinping dio inicio a una transformación con el objetivo de controlar su sector tecnológico, el cual ha afectado de distintas maneras a empresas con gran presencia en el mundo digital. El proceso se ha desarrollado gracias a una serie de regulaciones que abarcan desde la educación hasta el comercio digital.