Criptomonedas ayudan a sobrellevar pesadilla en Afganistán

La CNBC entrevistó a algunos jóvenes afganos que tuvieron la suerte de conocer el mundo de las criptomonedas antes de que su país cayera en manos del régimen Talibán, quienes contaron algunas de las ventajas y desventajas de poseer activos digitales en un territorio como el suyo

Alejandro Wong García

Consumer News and Business Channel (CNBC) publicó un reportaje en donde describe la situación de algunos poseedores y entusiastas de criptomonedas durante la crisis que vive actualmente Afganistán con la toma del control del país por parte del ejército Talibán, luego de la salida de las fuerzas armadas de Estados Unidos de la nación de medio oriente. 

Durante estas semanas los pobladores del país asiático han tenido que enfrentar la escasez de efectivo en todo el país, fronteras cerradas, una moneda en caída y un rápido aumento de los precios de los productos básicos. CNBC habló con varios afganos que están usando criptoactivos para saber cómo se involucraron y cómo les está ayudando en medio de una problemática que no deja de crecer. 

De acuerdo con información del Índice Global de Adopción de Criptomonedas de 2021 de la empresa de datos de blockchain y ciberdelitos Chainalysis, el país afgano se encuentra en el lugar número 20 en criptoeconomía. Datos de tendencias de Google muestran que las búsquedas web en Afganistán de Bitcoin y criptos aumentaron en julio, justo antes del golpe en Kabul. 

Farhan Hotak es un bloguero que, cuando empezó la situación, ayudó a su familia a escapar del país pero regresó para cuidar el hogar familiar. Ahora se dedica a compartir el desarrollo de la toma de control por parte de los talibanes a sus seguidores, también posee una cuenta digital en Binance donde tiene su dinero seguro, que no puede utilizar porque la economía del país se maneja principalmente en efectivo.  

También te puede interesar: Chainalysis analizará uso de Dogecoin en actividades delictivas

“Tengo recursos muy, muy, muy limitados para hacer cualquier cosa. Estoy interesado en el mundo de las criptomonedas, porque he ganado mucho y veo un gran potencial en mí mismo, que puedo ir más allá”, dijo al medio norteamericano.

El 16 de agosto Ajmal Ahmady, gobernador del Banco Central de Afganistán, avisó a través de Twitter que el país, debido al deterioro del ambiente, dejaría de recibir envíos de dólares.

Dos días después, Western Union suspendió todos los servicios e incluso el sistema hawala que facilita las transacciones transfronterizas a través de una red de intercambiadores de dinero y contactos personales.

Unos días antes de que los talibanes se presentaran en Kabul, Musa Ramin estaba entre las personas que hicieron cola frente a un banco intentando sacar efectivo sin lograrlo, pero, por suerte, días antes cambió parte de sus ahorros a criptomonedas. Durante 2020 se quedó atrapado en Turquía por una cuarentena, lo que lo obligó a cambiar el dinero que tenía a la moneda del país y, buscando alternativas para deshacerse de ese efectivo, encontró Bitcoin. 

A decir por lo que comentó a la CNBC, el joven afgano aprendió a hacer trading con criptos gracias a tutoriales en YouTube y consejos que comparten cuentas expertas en Twitter, “estaba ganando más dinero en criptografía en un mes que en construcción en un año (…) es fácil ganar dinero con criptomonedas, pero mantener esa riqueza es la parte difícil”, aseguró Ramin.

También te puede interesar: BM teme uso de padrón de identificación Tazkira por talibanes

“La comunidad criptográfica en Afganistán es muy pequeña”, dijo Hotak, “en realidad, no quieren conocerse”. Él cree que todo podría ser diferente si la situación política se normaliza, pero “por ahora, todo el mundo quiere permanecer oculto hasta que las cosas estén bien”.

Elaha y Roya, egresadas de la Universidad de Herat, fundaron Digital Citizen Fund, una ONG que ayuda a mujeres y niñas en países en desarrollo a obtener acceso a la tecnología. Ellas tienen un grupo de 11 personas, enseñan a 16,000 mujeres habilidades informáticas esenciales hasta tecnología blockchain.

Elaha Mahboob le contó al medio estadounidense que algunos estudiantes han optado por asegurar su dinero en carteras digitales y otros han comenzado específicamente a invertir en Bitcoin y Ethereum para lograr sus objetivos financieros a largo plazo.

De acuerdo con DataReportal.com, el acceso a Internet es muy bajo en el país: había 8.64 millones de usuarios de Internet en Afganistán en enero de 2021, con una población de 40 millones de personas. La electricidad y una conexión a Internet estable son las herramientas esenciales para la adopción generalizada de las criptomonedas. También es fundamental tener acceso a alguna forma de banca en línea o una tarjeta de crédito reconocida internacionalmente.

“La electricidad se corta una vez al día durante un par de horas”, dijo Ramin, aunque señaló que ocurre en algunas partes de Kabul con más frecuencia que en otras. “No tenemos una Internet adecuada en el lado de Afganistán”, explicó Hotak, quien usa energía solar para cargar su teléfono.

Hotak y algunos de sus contactos solicitan la ayuda de familiares y amigos en el vecino Pakistán o al otro lado del Golfo de Omán en los Emiratos Árabes Unidos, donde tienen un acceso más fácil a los mercados globales, “es muy fácil en Pakistán”, dijo, “la mayoría de las personas tienen parientes en Dubai que les compran criptomonedas con sus tarjetas de crédito”.

También te puede interesar: YouTube, Facebook y Twitter ponen cerco digital a talibanes

Los corredores que anuncian servicios de criptomonedas en Facebook parecen estar operando en todo el país; Hotak visitó uno en Herat a principios de 2020, asistió a una entrevista para un trabajo allí y dice que el lugar de dos pisos estaba lleno de jóvenes, en su mayoría de 20 a 25 años. 

El entrevistado también aseguró que Herat es el hogar de una granja minera de Bitcoins, “tenían estas CPU muy grandes. Muy avanzado”, dijo. Pero él le confesó a CNBC que no pudo ver toda la operación. 

Ramin estima que alrededor de 5-10% de su patrimonio neto está en criptomonedas, lo que facilita la posibilidad de una salida del país,con la tranquilidad de que tiene ahorros para ayudarlo, especialmente porque no sabe si alguna vez logrará ver el patrimonio que tenía en sus cuentas bancarias de Kabul. “Si algún tipo de gobierno no se forma, entonces potencialmente podría ver desaparecer la mayoría de mi riqueza”, expuso.