Vladimir Putin y Alexei Navalny se enfrentan en el terreno digital rumbo a elecciones

Según información de Reuters, el gobierno ruso puso en marcha una tecnología para interrumpir el funcionamiento de una aplicación creada por Navalny y su equipo con el objetivo de sabotear las elecciones del 17 de septiembre 

Alejandro Wong García

De acuerdo con información de Reuters, el gobierno ruso, dirigido por Vladimir Putin, puso en marcha un hardware digital para interferir con el servicio de una app, creada por el opositor, Alexei Navalny, y su equipo, que tiene el objetivo de organizar una táctica en las elecciones de mediados de septiembre para acabar con el control del presidente, aseguraron expertos cibernéticos.

GlobalCheck, un grupo que monitorea la accesibilidad de sitios web en Rusia y la región con la utilización de sensores, aseguró, de acuerdo con el medio británico, que el Kremlin había interrumpido la aplicación con equipos que utilizan una tecnología llamada deep packet inspection, que puede analizar el tráfico de Internet, identificar los flujos de datos de servicios particulares y bloquearlos.

La aplicación Навальный o Navalny, fue creada para organizar una táctica de votación en las elecciones del 17 al 19 de septiembre, a través de la campaña “Votación inteligente”, para asestar un golpe al partido gobernante, Rusia Unida, que domina el país desde hace décadas.

“Descarga en tu teléfono el blog del político de oposición más famoso de Rusia. Nuevas investigaciones anticorrupción, análisis políticos, comentarios sobre los temas más importantes y un bloque separado de “Votación inteligente”, gracias al cual puede acercar la victoria sobre Rusia Unida con solo unos pocos clics”, se puede leer en la descripción de la app.

También te puede interesar: Empresas rusas se suman a lista negra del Departamento de Comercio

Hace unos días el regulador de comunicaciones Roskomnadzor le exigió a Google y Apple que eliminen la aplicación de sus tiendas; acción que ninguna de las dos compañías ha hecho. 

Según la agencia de información la noche del lunes, los aliados de Navalny acusaron a las autoridades de Rusia de actuar para bloquear la app, y aseguraron que esta no cargaba contenido para algunos usuarios. “Hemos arreglado algunas cosas y ahora la accesibilidad de la aplicación es de alrededor de 70%”, dijeron sus aliados en Telegram Messenger.

En enero de este año el disidente ruso Alexei Navalny fue sentenciado a tres años y medio de cárcel después de que un tribunal de Moscú lo declarara culpable de desobedecer los términos de su libertad condicional por el caso de lavado de dinero de 2013. 

¿Quién es Alexei Navalny?

Navalny es un abogado que, desde las elecciones de 2011, cuando llamó a protestar a la gente desde su blog y su cuenta de Twitter, denunciaba irregularidades en los comicios; pero en esa ocasión, el sistema judicial lo condenó a 15 días de prisión por la protesta a la que asistieron 5,000 personas. 

En ese mismo año creó la Fundación Anticorrupción, “la única organización sin fines de lucro en Rusia que investiga, revela y previene la corrupción entre altos funcionarios del gobierno ruso”, la cual publica investigaciones y ha examinado contratos de adquisiciones públicas. 

Las indagaciones dieron lugar a varios informes y documentales, entre los que destacan los informes referidos al fiscal general Yuri Chaika en 2015 y el primer ministro Dmitri Medvédev en 2017, personajes cercanos a Vladimir Putin, en donde se describen propiedades lujosas adquiridas con dinero público. 

También te puede interesar: Breves de ciberseguridad: Rusia hace pruebas para desconectarse de Internet

Durante 2013, Navalny enfrentó varias audiencias tras ser juzgado culpable por malversación de fondos y condenado, junto con su hermano, Oleg, a cinco años de prisión por la justicia rusa. La condena fue denunciada por el Partido Popular Europeo (PPE) considerándola un proceso influido por intereses políticos. 

En noviembre de 2016 el tribunal supremo ruso decidió anular la condena emitida en contra de Navalny, debido a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos determinó que las garantías del condenado no fueron respetadas durante el proceso. 

Un mes después de la anulación de su condena, Alexei Navalny anunció su intención para competir en las elecciones presidenciales de 2018; en mayo del 2017 el subjefe de la Comisión Electoral Central declaró  que a Navalny no se le permitiría postularse.

El 24 de diciembre de 2017 presentó oficialmente sus documentos para el registro como candidato y fue rechazado por la Comisión Electoral Central al día siguiente por su condena. Ese mismo día, 25 de diciembre, Navalny pidió a sus partidarios que boicotearan las elecciones en respuesta.

También te puede interesar: El rublo digital tendrá un prototipo para fines del 2021

En enero de 2018 Navalny fue detenido por organizar protestas para tirar las elecciones. Los comicios se llevaron a cabo el 18 de marzo y el presidente Vladimir Putin ganó la elección por segundo mandato consecutivo en el cargo con más de 76% de los votos. 

Envenenamiento 

El 20 de agosto de 2020, dentro de un vuelo que se dirigía de Siberia a Moscú, medios reportaron que Alexei Navalny se encontraba en coma y en estado grave después de haber sido envenenado. El avión en el que se transportaba tuvo que ser redirigido hacia la ciudad rusa de Omsk, donde fue hospitalizado. 

En estado grave, el opositor fue trasladado a Berlín, Alemania, en donde se le dio un antídoto que salvó su vida. Tras realizar un análisis toxicológico de muestras tomadas en un laboratorio militar, las autoridades denunciaron que el líder opositor fue envenenado con un agente nervioso de la familia Novichok

A un mes de su ingreso al hospital Charité de Berlín, el político ruso fue dado de alta, después de pasar 24 días en cuidados intensivos y 18 en estado de coma por el daño que le causó el agente tóxico en el cuerpo. 

Días después de su salida del nosocomio, Navalny declaró: “Afirmo que Putin estuvo detrás del crimen y no tengo otra explicación para lo que sucedió (...) solo tres personas pueden dar órdenes para poner en acción ‘medidas activas’ y utilizar Novichok. Aquellos que conocen la situación rusa también lo saben: el director del FSB, Alexander Bortnikov, el jefe del servicio de inteligencia exterior, Sergey Naryshkin, y el director del GRU no pueden tomar tal decisión sin las órdenes de Putin”.

El Kremlin negó repetidamente cualquier participación y, en respuesta a la afirmación de Navalny, el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, dijo que las acusaciones eran “insultantes e inaceptables”.