Jeff Bezos demanda a la NASA por favorecer a SpaceX

La compañía Blue Origin demandó a la agencia espacial de Estados Unidos, que otorgó al competidor SpaceX un contrato para crear módulos lunares para el proyecto Artemisa 

Alejandro Wong García

De acuerdo con información de The Verge, Blue Origin, la compañía espacial propiedad del multimillonario fundador de Amazon, Jeff Bezos, presentó el viernes pasado una demanda en un tribunal federal contra la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), por otorgarle a SpaceX, empresa de Elon Musk, el contrato de aterrizaje lunar por 2,900 millones de dólares para la realización del programa Artemisa.  

También te puede interesar: Jeff Bezos concluye con éxito su viaje al espacio

La denuncia de Blue Origin, presentada ante la Corte de Reclamaciones Federales de EE. UU., se encuentra bajo una orden de protección. Se describió como un desafío a la “evaluación ilegal e inapropiada de propuestas de la NASA” presentada durante la competencia Moon, dijeron los abogados de Blue Origin en un documento distinto, según lo descrito por el medio. 

“El informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. (GAO por su sigla en inglés) confirma el deseo de la NASA de obtener múltiples premios y confirma que hubo problemas importantes con la forma en que la NASA llevó a cabo este proceso de adquisición”, dijo la compañía en un comunicado el 11 de agosto a través de Reddit.

“Respaldamos nuestra evaluación de que SpaceX recibió un trato preferencial al realizar negociaciones exclusivas con ellos”.

¿Cómo empezó la polémica?

La NASA invitó a tres compañías estadounidenses a desarrollar módulos de aterrizaje humanos y competir por su misión a la Luna. Las cuales fueron: Blue Origin de Kent, Washington, que desarrolló el Integrated Lander Vehicle, un módulo de aterrizaje de tres etapas; Dynetics de Huntsville, Alabama, que creó el Dynetics Human Landing System, una estructura única que proporciona las capacidades de ascenso y descenso que se lanzarán en el sistema de lanzamiento ULA Vulcan, y SpaceX de Hawthorne, California, que desarrolló Starship, un módulo de aterrizaje integrado que utilizará el cohete de SpaceX Super Heavy.

El 26 de abril la NASA anunció que seleccionó a SpaceX para continuar con el desarrollo del primer módulo de aterrizaje humano comercial para llevar a dos astronautas estadounidenses a la superficie lunar. 

¿Qué haría el cohete de SpaceX?

El cohete Space Launch System de la agencia lanzará a cuatro astronautas a bordo de la nave espacial Orion para su viaje de varios días a la órbita lunar, allí, dos miembros de la tripulación se trasladarán al sistema de aterrizaje humano SpaceX para el tramo final de su viaje a la superficie de la Luna.

También te puede interesar: Rechazan protesta de Blue Origin para ser contratista de la NASA

Días después, la compañía de Jeff Bezos afirmó que la NASA otorgó indebidamente el contrato a su rival. 

Respuesta de Musk, ante la denuncia

“La NASA ha ejecutado una adquisición defectuosa para el programa Human Landing System y movió los postes de la portería en el último minuto. En las propias palabras de la NASA, ha hecho una selección de ‘alto riesgo’”, dijo un portavoz de Blue Origin a Engadget, también señaló:

“Su decisión elimina las oportunidades de competencia, reduce significativamente la base de suministro y no solo retrasa, sino que también pone en peligro el regreso de Estados Unidos a la Luna”.

El 30 de abril la NASA anunció que suspendería el trabajo en el nuevo contrato de aterrizaje lunar de SpaceX por 2,900 millones de dólares, en lo que la agencia federal hacía una resolución por las protestas que presentaron los competidores de la compañía de Elon Musk. 

A finales de julio Jeff Bezos ofreció a la agencia espacial norteamericana un descuento de al menos 2,000 millones para que la agencia le dé a su compañía espacial un lucrativo contrato de sistema de aterrizaje lunar humano más barato que el propuesto por su rival.

También te puede interesar: Nuevo capítulo en la carrera espacial: la privatización del espacio

El viernes 30 de julio de 2021, la GAO negó las protestas presentadas por Blue Origin Federation, LLC, de South Kent, Washington, y Dynetics, Inc.-A Leidos Company, de Huntsville, Alabama, a través de un comunicado oficial. ¿Qué significa? GAO dejó a SpaceX como único e indiscutible ganador en la adjudicación federal. 

“La NASA otorgó un premio a SpaceX por una bonificación valuada en 2,941 millones 394,557 dólares. Después de señalar que SpaceX presentó la propuesta de menor precio con la calificación más alta, y que las ofertas presentadas por Blue Origin y Dynetics tenían un precio significativamente mayor, la NASA también concluyó que la agencia carecía de los fondos necesarios para otorgar más de un premio”, aseguró el órgano federal encargado del desarrollo espacial estadounidense.

El organismo determinó que la evaluación de las tres propuestas fue razonable y coherente con la ley de adquisiciones, la regulación y los términos del anuncio aplicables. La GAO concluyó además que no era necesario que la NASA participara en discusiones, enmendara o cancelara el anuncio como resultado de la cantidad de fondos disponibles para el programa. Como resultado, negaron los argumentos de protesta de que la agencia espacial actuó incorrectamente al entregar un premio individual a SpaceX.