¿Antivirus o no antivirus?, esa es la cuestión

Para saber si es necesario adquirir un antivirus para tu equipo, hay que evaluar las actividades del usuario, en algunos casos es indispensable y en otros podemos prescindir de estos softwares

Markoz Sáenz

Desde que tuve mi primera computadora y cada vez que renuevo mi equipo me hago la misma pregunta: ¿Incluimos un antivirus? En un principio la respuesta lógica es sí, pero con el paso del tiempo y con mi experiencia como técnico en soporte, me he dado cuenta que la cosa con los antivirus es un poco más compleja y obedece muchas veces al usuario y su equipo. 

Quiero dar un poco de luz en este complejo mundo de la seguridad personal y más ahora que el término hacking está más presente en el público general. Empecemos.

¿Qué es el #hacking? 

Conjunto de técnicas a través de las cuales se accede a un sistema informático, vulnerando su sistema de seguridad, puede ser ilícito, de acceso o de sistema.

En un principio sólo existía un tipo de antivirus y estaba más enfocado al usuario empresarial. La idea original era proteger de intrusos que lograban propagarse por el intercambio de información entre usuarios, sobre todo a través de medios físicos, como los disquetes y, más adelante, los CD.

Con la llegada del Internet, surgieron nuevas formas de compartir datos, por medio del correo electrónico, en páginas web y P2P: y con los nuevos medios, se gestaron nuevas formas de dispersar código malicioso, lo que llevó a las empresas creadoras de antivirus a diversificar sus formas de protección, aquí es cuando el programa antivirus empieza a incluir otras opciones, entre ellas suites limpiadoras, módulos de muro de fuego y protecciones más especializadas, como antiespías.

Conforme se agregaron opciones al antivirus, o suites de seguridad como ahora se llaman, los programas se volvieron más robustos y con ello empezaron a consumir más recursos. Y de aquí surge la cuestión título de este artículo: ¿es necesario tener un antivirus o no?

También te puede interesar: Malware, una amenaza en constante evolución 

La mayoría de las empresas tiene tres tipos de suites de seguridad:

  1. El antivirus es la suite más básica, en algunas ocasiones se ofrece gratis. Consta de una colección de firmas para identificar terminaciones con las que se escriben en los sistemas.
  2. La suite Internet incluye un muro de fuego, que analiza el tráfico que entra y sale de la computadora para identificar códigos maliciosos. En algunos casos estos incluyen protección en tiempo real para los navegadores.
  3. Las suites de seguridad más grandes poseen análisis en tiempo real, limpiadores para el equipo o navegadores, así como búsqueda y reparación de diferentes tipos de códigos maliciosos, como troyanos, rootkits, gusanos y otros.

Ahora, ¿necesitas un antivirus? Eso depende de dos factores: el uso que le das a tu equipo y la capacidad de la computadora.

Si tu equipo es básico, con poca memoria RAM, un procesador, es muy probable que un antivirus sea contraproducente. Los recursos que consume el programa podrían hacer que tu experiencia de navegación y trabajo se vea disminuida. 

Ese es uno de los escenarios en que tener un antivirus sería mala idea, la otra depende mucho de la forma de uso del equipo. Si la computadora se usa sólo como plataforma básica de ofimática, es decir, sólo se usa para trabajo o para la escuela, se navega de manera sencilla en redes sociales y se abren páginas y correos conocidos, un antivirus sale sobrando. Si no hay riesgo de contagio, el programa de seguridad de Windows o MacOS serían suficientes.

¿Qué es ofimática? 

Conjunto de materiales y programas informáticos que se emplean en un trabajo de oficina para optimizar, automatizar y mejorar tareas y procedimientos relacionados.

¿Y en qué escenario es conveniente el uso de un antivirus? El primero es el de compra en línea. Si sueles comprar de manera frecuente por Internet, una opción de seguridad es necesaria para proteger tus transacciones. 

El siguiente escenario es el cambio constante de datos, sean archivos entre compañeros de trabajo, por correo electrónico o que uses plataformas P2P, un antivirus con un muro de fuego es elemental para garantizar la seguridad de tus datos.

Por último, si eres creador de contenido, ya sea laboral o para las plataformas de red, un sistema de seguridad que evite invasiones e inclusive posea un VPN para evitar tu ubicación es indispensable.

Una de las cosas que señalé al principio es que la mayoría de las infecciones suceden por descuido de los usuarios. No importa cuán poderosa sea tu suite de seguridad, si tienes poco cuidado al momento de usar el equipo, sufrirá de una infección.

Una navegación segura involucra no abrir correos electrónicos, links o enlaces desconocidos o que parezcan sospechosos. También hablamos de no entrar en sitios de dudosa reputación o navegar por la deep web sin la experiencia necesaria. Y por supuesto, no descargar nada si no estamos seguros  que es una fuente segura u oficial.

Con estos tips podemos asegurar que el antivirus no sea muy necesario en tu vida o bien que ni lo necesites. 

También te puede interesar: Cooperación internacional para resguardar datos personales 

¿Qué es la deep web? 

Conocida como Internet profunda, invisible u oculta. El término fue acuñado por la empresa Bright Planet, y lo utilizaron para describir contenidos no indexables como las solicitudes de bases de datos dinámicas, los paywalls y otros elementos difíciles de encontrar mediante el uso de buscadores convencionales.