Dogecoin es una herramienta hipercapitalista que sólo favorece a las personas más ricas: Cofundador de Dogecoin

Quienes concibieran Dogecoin apostaron en contra del éxito de su proyecto, ahora lo miran a la distancia con una visión crítica

Sebastian Estrada

Billy Markus, cocreador con Jackson Palmer de la criptomoneda Dogecoin en 2013, confía en que el proyecto tome un buen camino y sean “una fuerza para bien”, aunque expresó su preocupación por la influencia que tienen personas adineradas y el sistema financiero en el mercado cripto.

Dogecoin comenzó como una broma, desarrollando una criptomoneda con el nombre del popular meme de Doge, pero tras el boom de Bitcoin y el respaldo de Elon Musk alcanzó a principios de mayo 88,680 millones de dólares, según CoinMarketCap.

A pesar de ser los creadores, ni Palmer ni Markus cosecharon los resultados de la valorización de su proyecto, ya que se retiraron de él en 2015, Billy con la venta de sus posiciones, compró un Honda Civic usado, explicó en el foro de Reddit r/Dogecoin que se sentía incómodo porque la comunidad había cambiado.

Te puede interesar: Plan de infraestructura de Biden podría afectar la minería de criptomonedas

“Ya no formo parte del proyecto Dogecoin, me fui alrededor de 2015 cuando la comunidad dejó de ser una con la que me sentía cómodo”, escribió Markus en una carta abierta.

“Actualmente no poseo ningún Dogecoin, excepto lo que se me ha dado recientemente, en 2015 regalé o vendí todas las criptomonedas que tenía después de ser despedido y estar asustado por mis pocos ahorros en ese momento, con eso junté aproximadamente lo suficiente para comprar un Honda Civic usado”.

Markus confía en que el proyecto tome un buen camino y que la comunidad que se reúne alrededor de la criptomoneda se una y logre cosas para bien, “no tengo voz real en esto, y todos tienen derecho a valorar la moneda de la forma que deseen; es sólo mi deseo, como creador original, que Dogecoin y la comunidad de Dogecoin puedan ser una fuerza para el bien . Y no me refiero a alguna manera santurrona donde lo único de valor sea dar a la caridad o ayudar directamente a los demás, cualquier cosa que sea divertida también tiene valor”, escribe en el post.

Jackson Palmer también ha expresado cómo se siente, respecto al éxito y especulación de la moneda, al contrario de Markus, se expresa más incómodo con el manejo de las criptomonedas, se lee en un hilo de Twitter de una cuenta que fue creada únicamente para emitir este comunicado.

 “Regularmente me preguntan si regresaré a las criptomonedas o sí compartiré regularmente mis pensamientos sobre el tema nuevamente. Mi respuesta es un no de todo corazón, pero para evitar repetirme, creo que podría valer la pena explicar brevemente por qué”. 

Dijo que no volverá al mercado de criptomonedas, al que acusó de ser una herramienta hipercapitalista de derecha que sólo favorece a las personas más ricas.

Te puede interesar: Senador uruguayo propone regular criptomonedas

Jackson, que rara vez se había pronunciado sobre Dogecoin, en este hilo criticó duramente la “supuesta descentralización” que ofrecen las monedas digitales, ya que él piensa que la industria está controlada por figuras adineradas que han incorporado a instituciones vinculadas con el sistema financiero centralizado.

 “A pesar de las afirmaciones de ‘descentralización’, la industria de las criptomonedas está controlada por un poderoso cartel de figuras adineradas que, con el tiempo, han evolucionado para incorporar muchas de las mismas instituciones vinculadas al sistema financiero centralizado existente que supuestamente se propusieron remplazar”, dijo Palmer. 

Dogecoin ha perdido valor respecto a sus máximos alcanzados en meses recientes, pero ganó popularidad este año, debido a que el CEO de Tesla, Elon Musk, la ha considerado como un área de oportunidad.

La criptomoneda que comenzó como un meme se ha valorado tanto hasta convertirse en una de las más importantes, y puede funcionar como una divisa.

Te puede interesar: Los tuits de Elon Musk y Michael Saylor mueven el mercado. ¿O no?

Palmer continuó expresando su opinión respecto a cómo las criptomonedas se habían vuelto un instrumento de especulación, lejos de ser consideradas un medio de pago, alertó que era un sistema injusto cuyo beneficio proviene de los más incautos.

“La industria de las criptomonedas aprovecha una red de conexiones comerciales turbias, personas influyentes compradas y medios de pago por juego para perpetuar un embudo de culto de ‘hacerse rico rápidamente’, diseñado para extraer dinero nuevo de los ingenuos y desesperados financieramente”, escribe en su hilo de Twitter.
 “Si pierdes tu contraseña, es tu culpa; si caes en una estafa, es tu culpa. Si un multimillonario manipula el mercado, se le considera un genio. Este es el tipo de capitalismo que las criptomonedas han facilitado desde su concepción. Por estas razones, simplemente ya no salgo de mi camino para participar en debates públicos sobre las criptomonedas. No se alinea con mi política o mi sistema de creencias, y no tengo la energía para tratar de discutir eso con aquellos que no están dispuestos a entablar una conversación sólida”, finaliza Palmer.