RappiCard y los nuevos modelos de crédito al consumo

Ilustración Fernando Buenrostro

Iván Martínez

Rappi Card, la tarjeta de crédito del unicornio Fintech colombiano, ya circula en Colombia, Perú, México, Brasil y Chile. ¿Cómo es que una empresa de logística y transporte llegó al sector financiero? En entrevista con Despertador Económico Digital Orlando Guzmán, segundo vicepresidente en ANADE Querétaro, resaltó que el caso de Rappi es uno de los más interesantes en América Latina.

También te puede interesar: Promulgan primera Ley Fintech en Argentina

En México, la tarjeta RappiCard Visa es producto de la alianza Banorte-Rappi, que ha logrado colocar 242,000 tarjetas de crédito. La tarjeta tiene anualidad cero, cómo otras Tarjetas de Crédito Clásicas, y tiene un Costo Anual Total sin IVA de 58.9%, lo que la ubica por encima de productos similares de Santander, BBVA, Banamex, Banorte, entre otros.

Rappi intentó lanzar este producto en alianza con Accendo y Visa, así como con la fintech RappiPay México, S.A. de C.V., institución de fondos de pago electrónico.

“El tema de Rappi Cad no fue algo de la noche a la mañana, la visión de este Joint-venture fue con motivo de la situación vigente con motivo del Covid y las autorizaciones que ha hecho la Comisión de Instituciones de Tecnología Financiera, que ahora las han cancelado”, señaló Orlando Guzmán.

Sin embargo, Rappi concretó su incursión al mercado financiero de la mano de Banorte, creando una sociedad en la que participan ambos de manera igualitaria, el banco adquirió de Rappi Tarjetas del Futuro S.A.P.I de C.V.

 “Realmente es una tarjeta con todas las de la ley, digo ahorita los que tienen algunos problemas, es en cuestión que no en todos los establecimientos la están aceptando, incluso Rappi está solicitando a sus usuarios que digamos donde no se las están aceptando, pues la tarjeta es legal. Tal vez pasa porque mucha gente cree que es una tarjeta falsa, pero no lo es, más bien aquí es más bien un tema de publicidad y de dar a conocer el producto", dijo Orlando Guzmán  

El caso de Rappi Card es el resultado de la fusión entre una plataforma y un banco para crear una Fintech, que opera “en términos de la disposición Octava Transitoria de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Fintech)”.

Durante enero de 2021 en México 69 empresas operaban conforme a la Disposición Octava Transitoria de la ley Fintech. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a principio de año había 93 solicitudes en curso.

– 59 solicitudes para operar Instituciones de Fondo de Pago Electrónico (IFPE).
– 34 solicitudes de Instituciones de Financiamiento Colectivo (IFC.)

“Es algo que yo celebro mucho que se estén dando estas sinergias, que se esté dando este respeto por la inclusión financiera, a mi parecer es el pilar principal del tema Fintech, permitir el acceso a servicios financieros a usuarios que por X o Y razón en su momento no lo pudieron hacer o fueron rechazados”, señaló Guzmán.

También te puede interesar: Más usuarios de internet en e-commerce y banca móvil: INEGI

A raíz de esto Orlando cree “que es algo que está por muy buen camino que está dando buenos resultados, sobre todo para un consumidor de servicios financieros. Los millennials somos quienes estamos ejerciendo o haciendo uso de los servicios que las Fintech autorizadas”.

¿Cómo nace Rappi?

Rappi es una aplicación delivery  que nació en Bogotá, Colombia en 2015. Simon Borrero a través de un video cuenta que la aplicación nació como un experimento local, para ejemplificar cómo funciona la logística de entrega de una e commerce, haciendo convenios con tiendas locales como  restaurantes, supermercados o farmacias. Para Borrero, el objetivo principal de Rappi es poder crear un puente entre establecimiento y usuario para poder hacer crecer el capital local.