El FBI “pidió favor” a la policía de Coahuila para arrestar activistas

Ilustración Eva Rosete Despertador económico

Una pareja que protestó contra el asesinato de George Floyd en 2020 fueron perseguidos por las autoridades de Estados Unidos y apresados gracias a un sistema de reconocimiento facial que tiene la policía de Coahuila  

Eva Rosete

Un sistema de reconocimiento facial llamado Dahua, en posesión del gobierno de Coahuila, fue usado para reconocer a dos activistas estadounidenses que huían de la policía por manifestarse en contra del asesinato de George Floyd en 2020 a manos de la policía, expuso la investigación de The New York TimesUn incendio en Minnesota. Un arresto en México. Cámaras en todas partes”, publicada el 1 de agosto del 2021.

Ésta describe el caso de Mena Yousif, mujer de 22 años hija de refugiados iraníes, y José Felan, hombre de 34 años, la pareja fue a la manifestación del Capitolio del Estado tres días después del asesinato de Floyd, ellos eran parte del movimiento antirracista, ese día los disturbios crecieron y las autoridades estadounidenses alegaron que Felan fue parte de los culpables.

Manifestaciones en contra del asesinato de George Floyd

En las protestas es usual que los manifestantes quemen basura u otras cosas, de eso se le acusa a Felan, quien fue captado por las cámaras de vigilancia de la ciudad, esas imágenes fueron las que iniciaron la persecución internacional de la pareja, a Yousif se le acusa de ayudar a escapar a Felan.

Te puede interesar: Empresas rusas se suman a lista negra del Departamento de Comercio

“Mientras los mundos políticos y corporativos luchaban por abordar la injusticia racial en Estados Unidos, y los eventos en Mineápolis superaron la crisis de Covid-19 y la campaña presidencial, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, o ATF, se puso a trabajar para encontrar a la gente que prende fuego”, describió el reportaje.  

Video que se volvió viral

La ATF es quien publicó las fotografías o videos de quienes provocaron los incendios, en su cuenta de Twitter, el 7 de junio del 2020 posteó un video con la siguiente descripción: “RECOMPENSA de $ 5,000 por información que conduzca a la identificación positiva / arresto de un hombre responsable de prender fuego a una escuela del vecindario y varios negocios de St. Paul. Llame al 1-888-ATF-TIPS”.   

El video se hizo viral

Después de meses de persecución, la pareja fue arrestada en Puerto Vallarta el 15 de febrero del 2021,  lo cual fue anunciado el 18 de febrero en un comunicado donde se explicó: “Felan y Yousif fueron detenidos el 15 de febrero de 2021 en México por las autoridades mexicanas por violaciones migratorias luego de que el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos los localizara”.

Erica H. MacDonald, fiscal federal, dijo que el arresto se efectuó gracias a la investigación de la ATF y los esfuerzos del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos. Los cargos son, para Felan: incendio provocado, tres cargos. Yousif: accesorio posterior al hecho (incendio premeditado), un cargo.

Haciendo el trabajo sucio del FBI

Un informante, Luis Campos, que pertenece a la policía de Coahuila, explicó que el sistema de reconocimiento facial fue comprado en 2019 y sólo habían buscado a 100 personas, y le dijo Pérez Villoro, periodista, que el FBI sabía sobre el sistema y solicitó ayuda para buscar personas acusadas de terrorismo.

El periodista reveló que la pareja buscada por el FBI no era acusada de terrorismo, sino por actos de vandalismo, esto en un artículo coescrito con Paloma Robles, donde también se reveló que: “Sólo dijeron que el FBI había llamado a Sonia Villarreal, secretaria de seguridad pública de Coahuila, con la solicitud, una especie de favor informal, al parecer”.

En el artículo de The New York Times, el exagente del FBI, nombrado sólo como German, detalló que el buró tenía historial de categorizar la desobediencia civil como terrorismo, por lo que los incendios provocados por el activista durante la protesta son catalogados como actos terroristas para la institución.

Respecto al “favor” hecho al FBI, la investigación comentó: “Las autoridades federales se negaron a comentar sobre el uso de la tecnología de reconocimiento facial en la persecución del Sr. Felan y la Sra. Yousif”, además de que Lynzey Donahue, portavoz de los alguaciles de Estados Unidos, dijo que ese tipo de ayuda en las investigaciones se hacen todo el tiempo, pero ellos no pueden saber las fuentes o metodología que ocupó una institución de otro país.

La Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) denunció a través de Nonosveanlacara en 2019, que el gobierno de Ángel Riquelme estaba “construyendo una red de vigilancia que amenaza gravemente los derechos humanos”. El sistema de videovigilancia se conectó a los centros de comunicaciones, cómputo, control y comando (C4) de las regiones de la entidad federativa. 

Públicamente el mandatario anunció que 77 arrestos se lograron gracias a este sistema de videovigilancia, como informó Vanguardia el 26 de agosto del 2020, pero la investigación ya mencionada de Villoso y Robles demuestra que las operaciones del sistema no tienen relación con lo que reveló Riquelme. 

R3D señaló que “las autoridades utilizan estas tecnologías sin rendir cuentas. No existen regulaciones ni mecanismos de transparencia. Todo se hace en la opacidad, desde la contratación hasta el uso. Esta falta de protocolos deja a la ciudadanía en una posición de vulnerabilidad y abre la puerta al abuso y la impunidad”. 

El sistema Dahua costó 600 millones de pesos durante la primera fase, pero la R3D fue informada de que la Secretaría de Finanzas marcó como “información imposible de comprobar” lo relacionado al proceso de contratación y licitación. 

Te puede interesar: Empresas chinas que cotizan en EE.UU. tienen que revelar intervención del gobierno de China

El otro lado de Dahua

El sistema de reconocimiento facial Dahua es de origen chino, creado por la empresa Dahua Technology, una de las compañías de videovigilancia más grandes del mundo. La R3D argumentó que existe una incongruencia en el sistema porque la empresa en sus videos publicitarios manifiesta que tiene el reconocimiento de emociones, pero la Secretaría de Seguridad Pública negó dicha función. 

“La Secretaría de Seguridad Pública estatal se negó a responder desde qué fecha se encuentra operando el proyecto, bajo el argumento de que está ‘en fase de pruebas’. Tampoco fue capaz de informar sobre el número de personas identificadas o el número de personas detenidas con el uso de estas tecnologías”, informó la RD3. 

Durante la administración de Donald Trump, el 2 de marzo del 2020, el Departamento de Defensa comunicó que la compañía pasaba a la lista de entidades.

“Se prohíbe a las agencias ejecutivas, incluido el Departamento de Defensa, celebrar un contrato (o extender o renovar un contrato) con una entidad que utilice cualquier equipo, sistema o servicio que utilice equipos o servicios de telecomunicaciones cubiertos como componente sustancial o esencial de cualquier sistema, o como tecnología crítica”, detalló el comunicado.

¿Qué es la lista de entidades?

Es una categoría donde las instituciones de Estados Unidos colocan el nombre de empresas con las que no puede hacer tratos comerciales el gobierno norteamericano porque sus productos fueron utilizados para violar derechos humanos, la democracia o poner en riesgo la seguridad nacional, según informó el comisionado de Impuestos Internos. 

¿Por qué Defensa negó a toda institución estadounidense a usar los productos de Dahua Technology o de alguna de sus empresas? Según el registro federal publicado el 9 de octubre del 2019, el sistema Dahua fue utilizado para “la campaña de represión, detención arbitraria masiva de uigures y otros grupos minoritarios”, pero, las empresas norteamericanas sí pueden comprar los productos de la empresa China.

Dahua Technology difundió un comunicado donde destacó: “Nuestros productos, servicios y soluciones son para ayudar a que el mundo sea más seguro y protegido” pero que la empresa no es responsable de cómo utilizan los clientes su tecnología.  

“Dahua Technology no ha desarrollado ni desarrollará nunca soluciones dirigidas a ningún grupo étnico específico”, explicó con relación a que Estados Unidos la colocó en la lista de entidades. Además argumentó que “nunca se nos ha pedido que compartamos datos de un cliente fuera de la República Popular China con ninguna entidad o individuo dentro de la República Popular China y nos negaríamos a hacerlo si nos lo pidieran”.

“Niega rotundamente las acusaciones que implica nuestra inclusión en la lista de entidades o la NDAA 2019. Sin embargo, respetamos la decisión del gobierno de EE. UU. al respecto y estamos comprometidos a cumplir con las limitaciones que se nos imponen”, concluyó el comunicado.

No es la primera vez 

La R3D publicó el 26 de agosto del 2020 que el departamento de policía de Estados Unidos estaba utilizando tecnología de reconocimiento facial para identificar a participantes de las protestas del movimiento Black Lives Matter.

“La policía de Miami utilizó el programa Clearview para identificar y arrestar a una mujer que supuestamente habría arrojado una piedra a oficiales de policía durante una manifestación en mayo”, reveló la R3D. 

La investigación de NBC Miami, publicada el 8 de julio del 2020, comunicó que la policía de esa ciudad realizó 28 arrestos utilizando pruebas gratuitas del programa de reconocimiento facial Clearview, los cargos fueron por delitos violentos y delitos contra la propiedad privada.

“Clearview se construye a partir de una base de datos de 3,000 millones de imágenes que las personas colocan en línea, como Facebook, Instagram, Venmo y LinkedIn. El software de la empresa permite a los usuarios, incluidos los organismos encargados de hacer cumplir la ley, hacer coincidir los rasgos faciales de las personas con las imágenes de la base de datos”, explicó NBC.

¿Problemas con el reconocimiento facial? 

La R3D explicó: “El reconocimiento facial no es confiable. Sus errores han llevado a que cientos de personas hayan sido detenidas arbitrariamente por delitos que no cometieron. Su margen de error puede alcanzar hasta 95% de equivocación. Además, es una tecnología propensa a ser discriminatoria, ya que es especialmente imprecisa al identificar mujeres, jóvenes, personas no blancas y personas transgénero o no binarias”.