Google no tiene un monopolio, Microsoft simplemente “falló en competir”

La compañía famosa por su motor de búsqueda alega que la demanda del gobierno estadounidense no tiene fundamento ya que la gente usa sus servicios porque así lo decide, no porque estén obligados a hacerlo

Eduardo Rivas

Ante las acusaciones contra Google por parte del Departamento de Justicia (DOJ) de Estados Unidos, alegando que la compañía mantiene prácticas de mercado injustas y monopolizadoras en servicios generales de búsqueda en línea, la estrategia legal de Google tomó una dirección inusual: la empresa solicitó documentos a Microsoft que probarían que tiene capacidad para competir.

El argumento de la defensa de Google es que Microsoft no ha tomado las mejores decisiones empresariales para lograr cerrar la brecha entre su motor de búsqueda Bing y Google, por lo que la compañía demandada habría impulsado una citación.

“En particular, hay 19 empleados de Microsoft que tenían puestos importantes en relación con actividades en el centro de este caso pero cuyos archivos Microsoft se rehúsa a comprometerse a buscar en este momento”, declaró Google.

Entre los empleados que Google llamaría a comparecer, ya sea para dar testimonio de la capacidad de Microsoft o bien para entregar documentos que lo avalen, de acuerdo a la citación original, estarían Harry Shum, exvicepresidente del grupo de investigación e inteligencia artificial, Derrick Connell, vicepresidente de la compañía, y Stephen Sirich, los tres citados como ejemplos al declarar públicamente que Microsoft así como sus motores de búsqueda Internet Explorer y Edge y el motor de búsqueda Bing eran competidores viables en la industria.

Ante esto, el  juez federal Amit Mehta ha ordenado a Microsoft presentar los documentos solicitados, determinando que la información que solicita la defensa es relevante para el caso.

“En términos de si esta petición se ajusta a la definición general de relevancia. La respuesta es sí”, dijo durante la audiencia suscitada el pasado viernes según información de Reuters.

También te puede interesar: Estados Unidos tiene nuevo procurador antimonopolios

La demanda hecha en octubre del 2020 por 11 fiscales generales estatales, todos miembros del Partido Republicano, se sustenta en que Google “es la puerta al Internet y un titán de la publicidad de búsqueda (…) ha mantenido su poder monopólico a través de prácticas de exclusión que son dañinas para la competencia”, como declaró el entonces fiscal general adjunto Jeffrey Rosen.

En esta, los fiscales aseguran que “hace dos décadas, Google se convirtió en el favorito de Silicon Valley como una startup pobre con una forma innovadora de buscar en la naciente Internet. Ese Google desapareció hace mucho”.

También te puede interesar: Estados Unidos tiene nuevo procurador antimonopolios 

También se detallan algunas características que un motor de búsqueda necesita para funcionar, en ellas se citan “algoritmos complejos que aprendan constantemente qué resultados orgánicos y recomendaciones de anuncio sirven mejor a los intereses del usuario” además de  “una significativa inversión de capital, tecnología altamente compleja, acceso a una distribución efectiva y una escala adecuada”.

Finalmente argumentan que «el tamaño que ocupa en el mercado y las significativas barreras para entrar en los servicios de búsqueda generales” son la razón de que la compañía de Alphabet ostente un poder monopólico en Estados Unidos.

Cabe resaltar que Google mantiene en el mercado estadounidense un predominio abrumador, con el 88% de las búsquedas en Internet ocurriendo a través de sus servicios, así como el 94% de las búsquedas en dispositivos móviles. La compañía está valuada en casi 2 billones de dólares y percibe ganancias anuales superiores a 160,000 millones.

En respuesta, el vicepresidente de asuntos globales Kent Walker en un comunicado indicó que “la gente usa Google porque eligen hacerlo, no porque estén obligados a hacerlo o porque no puedan encontrar alternativas”, y agregó que “esta demanda no hará nada para ayudar a los consumidores. Al contrario, apuntalará artificialmente alternativas de búsqueda de menor calidad, elevará precios de teléfonos y hará más difícil para las personas el obtener los servicios de búsqueda que ellos quieran usar”.

También te puede interesar: La Casa Blanca culpa a Facebook y YouTube por desinformación sobre vacunas contra Covid-19

Los problemas de Google a partir de entonces no han dejado de crecer, ya que para el mes de diciembre del 2020 la compañía sumaba tres demandas, todas con la iniciativa del gobierno estadounidense y en la línea de los monopolios que supuestamente mantendría.