Gobierno adquiere equipo tecnológico ante nuevos desafíos

Alejandro Wong García

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) abrió una convocatoria para la adquisición de un sistema antidrones con la intención de salvaguardar el perímetro de Palacio Nacional, el cual se convirtió en la residencia oficial del Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando decidió transformar Los Pinos en un centro cultural. 

¿Qué se planea?

De acuerdo con información del sistema de adquisiciones del gobierno (compranet), licitación LA-007000999-E717-2021, la dependencia busca adquirir equipo táctico para la inhibición del sobrevuelo de drones alrededor de un perímetro de hasta 1,000 metros a la redonda. 

Participan siete empresas con propuestas que van de los 4.6 millones a los 6.9 millones de pesos: Aerointegral, SA de CV, DG Telecomunicaciones, SA de CV, FBC Datec, SA de CV, Global Business Solution, SAPI de CV, INT Intelligence Telecom Technologies México, SA de CV, Soluciones Tecnológicas & Protección Aeroespacial, SA de CV, y TBN Tactical Equipment, SA de CV.

Estos sistemas funcionan con radiofrecuencias que interfieren y anulan los comandos emitidos por el control remoto con el que se ordena actuar al dron, haciendo que éste se desactive y caiga al entrar al perímetro marcado. Según información de expertos este sistema altera cualqui

También te puede interesar: Ciberataques contra México, en ascenso

En septiembre de 2019 la Sedena gastó 3.7 millones de pesos en cuatro equipos portátiles antidrones de la marca Hikvision modelo UAV Jammer. Los aparatos se hicieron públicos durante la marcha del 8 de marzo de 2020, cuando periodistas y activistas tomaron fotografías a los soldados en el techo de Palacio Nacional portando el equipo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2w5K8LgGvdsoTMpoLinRScWL2ib3jav6VaIHJUkZb0ZjqDNm0CPSC7a2q2zK0VIdge0fRXrOD8sUuwxUDnCaK5J7rK87wirzLQJbvRnHP2aJanf6cXQ56G5zPuzfCkaIznmFQptm
Foto de Expreso
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es VIr49C978xFEacPlkJqf2M1bkzQbOXJ6wMd6piwGhxRG5ovJFOBFg-btMt1c4WNrA9D6myfTsQeYQJ2qWiJgtCBPJJ1riUFW2omIlMz0UEP2QSl_gRQ2cWaENUqRHQY4deZPZKxs
Foto de Hikvision

En 2019, cuando el gobierno de Andrés Manuel López Obrador declaró la guerra a los huachicoleros, las autoridades estatales de Hidalgo adquirieron 20 drones para monitorear y vigilar desde el aire, las zonas cercanas a los ductos y los sitios donde se sabe que operan los ladrones de gasolina, como parte de la guerra que inició ese año para terminar con esa actividad. 

Hasta febrero de 2021 la Sedena utilizó más de 200 veces drones en la vigilancia de oleoductos y gasoductos de Petróleos Mexicanos, así como en apoyo a los mandos terrestres, de acuerdo con información de la dependencia.

Drones y crimen organizado 

La historia del crimen organizado usando tecnologías sofisticadas para sus actividades ilegales no tiene tanto tiempo dentro del conocimiento del ojo público, los primeros hechos se remontan al año pasado. 

El 25 y 26 de abril de 2020 personal de la Fiscalía General de la República y la Secretaría de la Defensa Nacional realizaron varios cateos en Cholula, Puebla, en donde reportaron el hallazgo de una sustancia explosiva conocida como C4, tres drones y dos controles para manejarlos.

También te puede interesar: R3D lucha por vías legislativas y judicial por la verdadera neutralidad de la red

En agosto de 2020, en el pueblo de Tepalcatepec, Michoacán, un grupo de autodefensas reportó el hallazgo de dos drones que portaban cargas explosivas C4, en una trinchera abandonada por el Cártel de Jalisco Nueva Generación, quien incursionó en ese municipio para tomarlo durante su guerra en contra de Cárteles Unidos.  

En abril de 2021, Diego “J” y Rogelio “L” fueron presentados por la FGR por ser presuntos operadores del Cártel Santa Rosa de Lima. Fueron detenidos y vinculados a proceso por su presunta participación en el equipamiento de drones con explosivos para el grupo delictivo dirigido p

En la mañanera del 21 de abril de este año, el secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, admitió que el Cártel de Jalisco Nueva Generación está usando drones en Aguililla, Michoacán, cargados con explosivos para atacar al ejército, a las policías federal y estatal, a otros grupos delictivos y a las autodefensas.

Criptoactivos 

El uso de criptoactivos por parte de los criminales en México es un fenómeno poco estudiado, pero se tienen algunos hechos documentados señalan que se utilizan en el lavado de dinero.  

En abril de 2019, mientras vacacionaba en Playa del Carmen  Ignacio Santoyo, alias el Sony, la policía federal lo detuvo por el delito de trata de personas; fue localizado tras adquirir Bitcoins por encima del límite en que se activan las alarmas en el sistema financiero local.

El sujeto recibió sentencia por un juez luego de que se comprobó ser el propietario de las páginas web Zona Divas y Boutique VIP, desde donde reclutó a más de 2,000 jóvenes de Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela para chantajear y explotar sexualmente. 

En septiembre de 2020 el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló una acusación formal en el Tribunal del Distrito. La dependencia alegó que las seis personas formaban parte de una organización que blanqueaba «millones» para los cárteles de la droga mexicanos utilizando casinos y empresas fachada, igual aseguraron que utilizaron cuentas bancarias nacionales y extranjeras, así como contrabando de efectivo a granel para blanquear los fondos.

¿Qué se utilizó el grupo?

Aplicaciones telefónicas como WeChat y WhatsApp para comunicar su actividad ilícita. Uno de los implicados intentó utilizar transferencias bancarias y criptomonedas para sobornar a un funcionario del Departamento de Estado de EE. UU. 

También te puede interesar: INE investiga filtración de datos del padrón electoral de 2018

Ciberataques 

Hace unos meses las páginas de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros y el Banco de México fueron el objetivo de ciberataques por el grupo de hackers Anonymous. Por ello, la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, un documento que se publicó en noviembre del 2019, con la finalidad de ser un ente regulador, para impulsar mejores prácticas en la vida digital, y con ello, manejar un plan de continuidad que abarque las futuras demandas en este tema.

De acuerdo con Statista.com, en el primer semestre de 2020 se registraron más de 9.9 millones de ataques de malware en México. Sin embargo, este número representa una disminución de alrededor de 3% en comparación con el mismo periodo del año anterior, cuando se registraron aproximadamente 10.2 millones de ataques. En ese año el nuestro fue uno de los países con más ciberataques en América Latina.

En 2020 en México se impulsó una ley de ciberseguridad, por lo que el 9 de julio de ese año la Cámara de Diputados propuso la creación de un grupo dedicado al tema para lograr emitirla y que la misma garantice la protección tanto al individuo, como a las empresas de los peligros existentes en las redes sociales y los sitios web en general.