Inversionistas institucionales se interesan en Bitcoin: Fidelity

Ilustración Fernando Buenrostro Ilustración Fernando Buenrostro

Eva Rosete

Los inversores institucionales siguen prestando atención a los activos digitales, en particular a Bitcoin, pero el principal obstáculo es la volatilidad del precio, según el estudio “Canales de exposición a Bitcoin” de Fidelity Digital Assets publicado en julio de 2021.

El estudio se realizó con una encuesta —entre diciembre del 2020 y abril del 2021— a 1,100 inversores institucionales, de los cuales poco más de la mitad dijeron que invertirían en activos digitales, el 90% de interesados esperan que en cinco años las carteras de su empresa o clientes incluyan inversiones de este tipo. 

Te puede interesar: Las criptomonedas no son un método de pago viable: Jerome Powell

Te puede interesar: Las criptomonedas no son un método de pago viable: Jerome Powell

“El núcleo de función de Bitcoin (y los otros activos digitales) es la capacidad de los titulares de autocustodia de los activos y establecer la propiedad en el más estricto sentido, la eliminación de la necesidad de confianza de  intermediarios que hacen cumplir el control sobre los activos”, explicó el estudio. 

Parte de las limitaciones de las instituciones fiduciarias son las regulaciones y las operaciones limitadas que impiden la custodia directa de los activos virtuales.

¿Qué implica la autocustodia de activos digitales? 

Requiere procesos sólidos de gestión de riesgos y seguridad que algunas instituciones pueden no sentirse cómodas asumiendo o pueden no tener el tiempo y los recursos para desarrollar.

Existen proveedores de servicios que custodian los activos con el fin de proteger a los clientes de pérdidas, robos y ayudar a cumplir las normas de regulación y fiduciarias. ¿Qué beneficios tiene esto? Maduración de soluciones, costo más bajo y los posibles beneficios de eficiencia de capital de Bitcoin. 

Bitcoin en un futuro tendrá productos regulados desde plataformas familiares, incluso  “artículos más regulados en plataformas offshore que ofrezcan un apalancamiento significativo”, comentó el estudio. 

¿Quién custodia?

¿Por qué importa importa un custodio?

Un custodio institucional es para que el cliente adquiera fácilmente la criptomoneda, almacene a largo plazo y protección del activo virtual.

Los puntos clave dependen de cada inversor; lo primero es entender temas técnicos para saber qué ofrece cada proveedor y custodio, segundo es la liquidez fragmentada de los activos virtuales —al ser a nivel mundial se manejan diferentes volúmenes, transparencia, seguridad y estado regulatorio—, tercero, las criptomonedas no son visibles en las mismas plataformas que los activos tradicionales, por lo que la gestión presenta desafíos operativos.  

Beneficios:

  1. Son regulados y sometidos a auditorías de seguridad.
  2. Costo bajo para guardar y mantener la criptomoneda, las tarifas de custodio varían, pero la mayoría de los proveedores tienen el 50% de los activos de esta forma.
  3. Tener Bitcoin da eficiencia de capital, el estudio explicó que “a medida que bitcoin se acepta más ampliamente como un activo invertible, los prestatarios pueden aprovechar cada vez más el activo como garantía para acceder a la liquidez mientras mantienen su posición”.

¿Existe otra forma de acceder sin custodios? 

Primero está la opción de hacer una colocación privada de fondos pasivos, que permite a los inversores institucionales entrar al mundo cripto evitando a los custodios y la complejidad del mercado, el estudio señala que “el costo de la conveniencia es la tarifa de administración que los fondos cobran a los inversores, además de las tarifas de negociación y custodia, que transfieren. Esta tasa no sólo representa los gerentes y operaciones de fondos, sino que los costos de los fondos se incurren a través de su custodio elegido”. 

Te puede interesar: Actividades ilícitas usan más medios tradicionales que criptomonedas: GAFI

Es decir, permite que los inversores contribuyan con activos “en especie” o con dinero fiduciario, aunque el costo de esta forma ronda entre 50 a 200 BitcoinPoS. Además, los costos de ejecución de operaciones, custodia y/o administración de fondos y los rembolsos pueden ser diarios, semanales o anuales.  

La segunda opción es por las acciones de Bitcoin cotizadas de forma pública con el nombre GBTC, el principal beneficio es que se evita el tema de custodia, transferencia y aceptación de Bitcoins. Esto se puede hacer desde una empresa de corretaje. 

“La exposición a Bitcoins que cotizan en bolsa no sólo está sujeta a una tarifa de gestión relativamente alta del 2%, sino que las acciones secundarias también pueden cotizar con una prima o un descuento”, especificó el estudio.

¿Qué sucede con las regulaciones?

La poca claridad regulatoria de algunas de las formas de inversión “crea una barrera” que impide que los inversores sean propietarios del activo virtual.