Empresas rusas se suman a lista negra del Departamento de Comercio

Ilustración Eva Rosete Ilustración Eva Rosete

Cuatro se dedican a la tecnología de la información y dos son instituciones que según el gobierno de Estados Unidos ayudaron a la Federación rusa a espiar al país norteamericano 

Eva Rosete

Se agregan seis empresas rusas a la lista de entidades del Departamento de Comercio de Estados Unidos el 19 de julio por “actuar en contra de los intereses nacionales de seguridad o política exterior”, explicó el documento publicado por la Oficina de Industria y Seguridad (OIS). Cuatro son de tecnología de la información y dos son instituciones que cometieron actividades “agresivas y dañinas” como el espionaje digital. 

También te puede interesar: Estados Unidos combatirá ransomware 

Dicha adición se anunció el 9 de julio en un comunicado del Departamento de Comercio donde se dieron a conocer 34 empresas añadidas a la lista de entidades y la OIS publicó la modificación el 12 de julio. 

¿Qué dijo la secretaria de Comercio?

Gina Raimondo, en el comunicado del Departamento de Comercio dijo: “continuaremos usando agresivamente los controles de exportación para responsabilizar a gobiernos, empresas y personas por intentar acceder a artículos de origen estadounidense para actividades subversivas en países como China, Irán y Rusia que amenazan los intereses de seguridad nacional de EE. UU. y son incompatibles con nuestros valores”.  

La lista está integrada por 14 empresas chinas que han permitido una campaña de represión, detención masiva y vigilancia a grupos minoritarios, cinco compañías con sede en China que apoyan los programas de modernización de ese país (programas láser), ocho entidades iraníes que violaron las Regulaciones de Administración de Exportaciones, seis entidades rusas por la adquisición de componentes electrónicos de origen estadounidense que probablemente apoyaron programas militares rusos y una que proliferó las actividades nucleares no protegidas —no mencionó qué país—.

“La lista de entidades es una herramienta para restringir la exportación, reexportación y transferencia a personas (individuos, organizaciones, empresas) que se cree están involucradas o que representan un riesgo significativo por involucrarse en actividades contrarias a la seguridad nacional o los intereses de la política exterior de Estados Unidos”, dice el comunicado.  

¿Cuáles son las empresas?

Las empresas rusas en la lista de entidades son:

  • Obshchestvo S Ogranichennoi Otvetstvennostyu Neobit
  • Aktsionernoe Obshchestvo AST
  • Aktsionernoe Obshchestvo Pozitiv Teknolodzhiz

Las tres anteriores tienen como cliente al gobierno ruso, según la OIS. 

  • Aktsionernoe Obshchestvo Pasit realizó investigación y desarrollo en apoyo de las operaciones cibernéticas maliciosas del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia
  • Institución Autónoma del Estado Federal Militar Innovadora Era de la Tecnópolis es un centro de investigación y parque tecnológico operado por el Ministerio de Defensa de Rusia
  • Establecimiento Científico Autónomo del Estado Federal Instituto de Investigación Científica Dispositivos de Computación de Seguridad Especializados y Automatización (SVA) apoyó operaciones cibernéticas maliciosas 

Que estén en la lista de entidades implica que las empresas norteamericanas no pueden vender o realizar algún servicio a estas empresas. Además las empresas requieren de una licencia como requisito para hacer exportaciones o transferencias. 

También te puede interesar: Preparan armas para guerra cibernética 

Positive Technologies dijo a Reuters que el anuncio no era nada nuevo, que la compañía nunca se involucró en ataques a Estados Unidos y que realizaban un intercambio ético de información con las autoridades pertinentes.  

Las acciones contra empresas rusas iniciaron después de que el presidente Joe Biden, por la orden ejecutiva del 15 de abril, anunció el bloqueo por actividades nocivas del Gobierno de la Federación de Rusia, entre las cuales hay participación y facilitación de ciberataques, fomentar y utilizar corrupción para influir en gobiernos extranjeros, realizar actividades extraterritoriales dirigidas a opositores o periodistas, entre otras.