Contraataque a Trump: Biden restaura Neutralidad de la Red

El presidente Joe Biden firmó una nueva orden ejecutiva para restaurar las normas de Neutralidad de la Red que implementó Barack Obama en 2015 y que fueron eliminadas por Donald Trump 

Eva Rosete

El presidente estadounidense, Joe Biden, firmó este 9 de julio la orden ejecutiva sobre la promoción de la competencia en la economía estadounidense, misma que integra la Neutralidad de la Red (acceso de Internet sin discriminación al tráfico en la red por proveedores). 

Dicha orden establece que las empresas de telecomunicaciones no pueden hacer “recargos injustos o poco razonables” por la cancelación de contrato, vuelve a implementar la etiqueta de neutralidad de banda ancha y establece que los proveedores reporten precios y tarifas a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés). 

La FCC tiene la tarea de volver a usar la etiqueta de “neutralidad de banda ancha” que se anunció el 4 de abril del 2016, según la conferencia de prensa de ese año la etiqueta servía para que los proveedores mostraran su precio, asignación de datos y detalles sobre el rendimiento. 

“Doy la bienvenida a este esfuerzo del presidente para mejorar la competencia en la economía estadounidense y en el sector de las comunicaciones de la nación”, dijo Jessica Rosenworcel, presidenta interna de la FCC en un comunicado de prensa el 9 de julio.

A continuación se presentan las cinco responsabilidades adicionales de la agencia: 

En la sección 5 Responsabilidades adicionales de la agencia

Sección L Para promover la competencia, precios más bajos y un ecosistema de telecomunicaciones vibrante e innovador, se alienta al presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones a trabajar con el resto de la Comisión, según corresponda y de conformidad con la ley aplicable, para considerar:

(i) adoptar mediante la reglamentación apropiada reglas de “Neutralidad de la Red” similares a las adoptadas previamente bajo el título II de la Ley de Comunicaciones de 1934 (Ley Pública 73-416, 48 Stat. 1064, 47 USC 151 et seq.), según enmendado por la Ley de Telecomunicaciones de 1996, en “Protección y Promoción de la Internet Abierta”, 80 Fed. Reg. 19738 (13 de abril de 2015);

(iv) prohibir tarifas de terminación anticipada injustas o irrazonables para los contratos de comunicaciones del usuario final, permitiendo a los consumidores cambiar de proveedor más fácilmente;

(v) iniciar una reglamentación que requiera que los proveedores de servicios de banda ancha exhiban una etiqueta de consumidor de banda ancha, como la que se describe en el Aviso Público de la Comisión emitido el 4 de abril de 2016 (DA 16-357), para darles a los consumidores una clara información, concisa y precisa, sobre los precios y tarifas de los proveedores, el rendimiento y las prácticas de la red;

(vi) iniciar una reglamentación para exigir a los proveedores de servicios de banda ancha que informen regularmente sobre los precios de banda ancha y las tarifas de suscripción a la Comisión Federal de Comunicaciones con el fin de difundir esa información al público de manera útil, para mejorar la transparencia de precios y el funcionamiento del mercado; y

(vii) iniciar una reglamentación para evitar que los propietarios y los proveedores de 

servicios de cable e Internet inhiban las opciones de los inquilinos entre los proveedores.

ACTING FCC CHAIRWOMAN ROSENWORCEL STATEMENT ON COMPETITION-FOCUSED EXECUTIVE ORDERWASHINGTON, July 9, 2021.

No todos están a favor de la orden ejecutiva

El comisionado Brendan Carr, en un comunicado publicado el mismo día, comentó que las disposiciones de la FCC “representan un gran regalo” para las grandes empresas de tecnología y “daría a Google, Facebook y Amazon las protecciones regulatorias y los controles de precios que han buscado durante mucho tiempo sin hacer nada para abordar las amenazas de Silicon Valley a la libertad de expresión y una Internet abierta”.

Además comentó que la orden ejecutiva no fomenta la creación de la infraestructura para banda ancha necesaria, sino que crea más controles de precios, redes administradas por el gobierno y regulaciones “de estilo monopolista”. 

“El documento no sigue los hechos. Las velocidades de Internet se han triplicado en los últimos cuatro años. La competencia ha aumentado, los precios han bajado, y The Economist recientemente clasificó a Estados Unidos como el número uno en general en la categoría de asequibilidad, y la brecha digital se ha reducido casi a la mitad desde 2016”, argumentó Brendan Carr. 

Trump priorizó a proveedores 

En 2017, el gobierno de Donald Trump por medio de la FCC aprobó medidas que permitían a los Proveedores de Acceso a Internet (PAI) discriminar o bloquear tráfico en Internet, lo que elimina parte de las normas que estableció el expresidente Obama en 2015. 

“La Orden de 2015 creó una línea clara, protecciones aplicables a la Neutralidad de la Red que garantizan el acceso a los consumidores a un Internet completo y la preservación de la competencia en línea. Esta propuesta falla en lograr cualquiera de estos objetivos”, declaró la Asociación de Internet a la revista estadounidense Business Insider.

Diversas organizaciones, entre ellas la Asociación de Internet, se promulgaron en contra de lo propuesto por los PIA —implementado hasta los cambios que firmó Biden en julio— porque daba una “mayor posición de poder” para discriminar sitios y apps, lo que le quitaba al usuario poder de elección.