La prensa en Francia gana batalla legal contra Google

En noviembre de 2020, la autoridad de competencia de Francia emitió órdenes temporales que obligaban a Google a entablar negociaciones de reparación de daños a medios de comunicación en un plazo de tres meses

Alejandro Wong García

El organismo encargado de la defensa de la competencia en Francia impuso a Google Inc. una multa de 500 millones de euros (11,774 millones de pesos aproximadamente) en una declaración este 13 de julio, por haber desatendido varias medidas cautelares ante una demanda que los sanciona por abusar de su posición dominante en el mercado de servidores de anuncios para editores de sitios web y aplicaciones móviles en noviembre de 2020.

Asimismo, ordenó a Google presentar una oferta de remuneración por los usos actuales del contenido protegido a los editores y agencias de prensa que se hayan puesto en contacto con la Autoridad de Competencia, y que también les proporcione la información necesaria para la evaluación de dicha oferta, sujeto a pagos de multas coercitivas de hasta 900 mil euros por día de retraso si Google no lo hace en un plazo de dos meses.

También te puede interesar: Estados demandan a Google por monopolizar mercado de apps

Competencia desleal de Google

Según lo determinado por la Autoridad, Google usaba distintas prácticas destinadas a privilegiar a su servidor de anuncios, impulsando una competencia desleal entre la plataforma de ventas de AdX y sus competidores. 

El juicio impulsado por el Sindicato de Editores de Prensa de Revistas, la Alianza de la Prensa de Información General y la Agencia de Prensa Francesa obligó a Google a pagar 220 millones de euros.

“La decisión de sanción de Google tiene un significado especial porque es la primera decisión del mundo que examina los complejos procesos algorítmicos de subasta mediante los cuales funciona la publicidad online”, declaró Isabelle De Silva, presidenta de la Autoridad. 

El enfrentamiento entre el gigante de Silicon Valley y los propietarios de periódicos y servicios fue inevitable, luego de la presión que ejercieron los editores europeos desde 2019 sobre las agencias gubernamentales cuando se dieron cuenta de que Google tenía ventajas en el mercado.

Además, estipula que debe permitir un acceso equitativo a la información sobre el proceso de subasta para espacios a terceros; preservar la plena libertad contractual para que se puedan negociar condiciones especiales con los editores; garantizar que Google no utilice el precio de sus competidores para optimizar sus ofertas y ofrecer garantías de estabilidad técnica para editores.