Existen brechas en la implementación de los estándares de activos virtuales: GAFI

Ilustración Fernando Buenrostro Ilustración Fernando Buenrostro

Los resultados de la segunda revisión para la implementación de los estándares de activos virtuales, promovida por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), presentan una brecha en el progreso global de la regulación de proveedores de servicios relacionados con criptoactivos

Eva Rosete

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) evaluó a gobiernos y proveedores privados de 128 países sobre la implementación estándares de activos virtuales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. 

Entre los países miembros sólo 58 han implementado los estándares: 52 regulan a los Proveedores de Servicios de Activos Virtuales (VASP) y 6 prohiben sus actividades. Los VASP pueden ser exchanges, proveedores de wallet, proveedores de servicios financieros, entre otros.

Los 70 países que no han implementado estándares; 26 están en proceso de legislar permisos y regulaciones; 6 permiten y regulan a los proveedores sin legislación; 6 prohibieron a los VAPS sin legislación; y 32 aún no deciden sobre los VASP

Después de la revisión, GAFI concluyó que no es necesario cambiar los estándares, aunque sí existen áreas donde se necesita mayor claridad.

¿Cómo se regulan los Proveedores de Servicios de Activos Virtuales?

De los 52 países que regulan a los VAPS; 36 otorgan licencias o registros, 29 inspeccionan la evaluación de riesgos, programas, control interno, reportes de transacciones, personal, capacitación, gobernanza y registro de proveedores, 18 países regulan desde la cancelación de registro, rechazo de registro o licencia, advertencias públicas, sanciones monetarias y sanciones penales.

Los países que aún no implementan los estándares justificaron que es por falta de jurisdicción en los VAPS, falta de experiencia y comprensión sobre los activos virtuales y la limitación de recursos derivadas de la pandemia por Covid-19. 

“Estas brechas en la implementación significan que aún no existe un régimen global para prevenir el uso indebido de activos virtuales y VASP para el lavado de dinero o el financiamiento del terrorismo”, explicó GAFI en el reporte.

El informe señala que actualmente existen nuevas soluciones tecnológicas que permiten la adopción de la regla de viaje para los proveedores, pero que existan aún 70 naciones que no adoptan los estándares es un desincentivo para que los VASP inviertan en dicha tecnología. 

La regla de viaje obliga a los VASP a recopilar, verificar y compartir información de los usuarios con transacciones de activos virtuales con montos superiores a 1,000 dólares.

El informe muestra un crecimiento en el sector de activos virtuales desde la primera revisión, lo que demuestra que los esfuerzos de GAFI ayudan a facilitar el desarrollo empresarial y adopción pública de dichos activos. Aunque en el reporte también se comprobó un aumento en el uso de activos virtuales para el pago de ataques con ransomware, los cuales aumentaron en 2021

Respecto a la primera métrica del sistema peer-to-peer (P2P) de transacciones de activos virtuales, que fue realizada con la información de siete blockchains, se demuestra que entre 2016 y 2020 las transacciones de este tipo con bitcoins son más comunes, ya que cuatro de las empresas de blockchain identificaron aproximadamente 60% de las transacciones ejecutadas P2P, aunque los datos varían entre cada empresa.

Sobre las transacciones ilícitas reconocidas, el informe describió:

“Todas las empresas encontraron qu  se producen más transacciones ilícitas identificadas sin un VASP que con un VASP. De manera similar, se transfirió una mayor cantidad de dólares en transacciones ilícitas identificada sin un VASP que con un VASP”.

Informe GAFI (2021)

En el caso de Bitcoin, existe una variación entre cada empresa, pero los casos oscilan entre 0,6% y 9,9% en términos de transacciones y 0,1% -5,1% en términos de valor en dólares. Las transacciones ilícitas identificadas se basan en listas de conocidos o direcciones sospechosas, pero pueden pasar desapercibidas si el grupo delictivo utiliza una cuenta que no está clasificada como ilícita o se realizan transacciones pequeñas.

Riesgos de los activos virtuales

¿Cuáles son los riesgos?

“Los activos a veces son blanqueados a través de servicios que tienen como objetivo ensombrecer la propiedad mediante la toma y mezcla de activos, y luego proporcionar productos de igual valor a los usuarios, menos un tarifa de transacción, en un proceso conocido como mezcla. Los criminales también mueven los  activos en varias direcciones, VASP, tipos de activos virtuales o diferentes cadenas de bloques”, ejemplificó GAFI. 

Los delitos que involucran activos virtuales son: Lavado de dinero, venta de sustancias y artículos ilegales, fraude, evasión de impuestos, delitos informáticos, explotación, trata de personas, etc. Algunos de los anteriores vinculados con el narcotráfico.

“Ha habido un gran aumento en el valor de los activos virtuales recopilados como pagos de ransomware y el uso de activos virtuales para comprometer y blanquear los ingresos de fraude en el último año, que es coherente con el patrón general de uso indebido de servicios financieros como resultado de las medidas de confinamiento relacionadas con COVID-19”, aclaró GAFI. 

Las principales víctimas son gobiernos, escuelas, hospitales, proveedores de un servicio en todo el mundo y usuarios. Las ganancias de los ataques se dan por herramientas que permitan el anonimato en los VAPS; se intercambia el pago por otros activos virtuales o moneda fiduciaria.