Secuelas de WallStreetBets: Robinhood recibe multa histórica

Ilustración Fernando Buenrostro Ilustración Fernando Buenrostro

La empresa de servicios financieros sigue en la mira de los reguladores después del incidente relacionado con el foro de WallStreetBets, esta vez debe pagar cerca de 70 millones de dólares

Eva Rosete

Robin Hood Financial LLC tendrá que pagar una multa de 57 millones de dólares impuesta por la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera (FINRA) y 12.6 millones de dólares, más intereses, en restitución a los clientes afectados por fallas y omisiones cometidas por Robin Hood.

FINRA, institución dedicada a la protección de inversionistas, destacó en un comunicado publicado el 30 de junio que Robin Hood afectó a sus clientes al difundir información falsa y engañosa, por suspender su servicio de trading de manera súbita en marzo del 2020 y por permitir a inversionistas no calificados hacer operaciones con derivados financieros.

“Esta acción envía un mensaje claro: todas las firmas miembro de FINRA, independientemente de su tamaño o modelo comercial, deben cumplir con las reglas que gobiernan la industria de intermediación bursátil, reglas que están diseñadas para proteger a los inversionistas y la integridad de nuestros mercados”, declaró Jessica Hopper, vicepresidente ejecutiva de FINRA.

El comunicado de FINRA destacó el caso de un cliente se quitó la vida en junio del 2020 por hacer operaciones con apalancamiento – endeduamiento – de forma ‘accidental’.

«La multa impuesta por este asunto, la más alta jamás impuesta por FINRA, refleja el alcance y la gravedad de las violaciones de Robinhood», dijo la vicepresidente ejecutiva de FINRA. 

Jessica Hopper,  vicepresidente ejecutiva de FINRA

Los errores de Robin Hood

Son tres puntos clave de la investigación de FINRA; primero, Robinhood ha difundido información falsa y engañosa a sus clientes desde septiembre de 2016, pese a que la empresa insiste en que su objetivo es “desmitificar las finanzas para todos”.

La empresa falló al no comunicar problemas críticos como la cantidad de efectivo que había en las cuentas de los clientes, el poder de compra, el riesgo de pérdida en ciertas transacciones y llamadas de margen – margin calls

El segundo punto es que la FINRA descubrió que sus clientes no han sido calificados correctamente – como demandan los estatutos – para determinar si son aptos para realizar operaciones con derivados financieros (opciones) – al menos desde diciembre del 2017.

Robinhood utiliza bots de aprobación de cuentas para operar ciertos derivados financieros, el problema es que los bots se basan, en ocasiones, en información inconsistente o ilógica, lo que provocó la aprobación de miles de clientes que no cumplían con los criterios.

En el tercer punto, “FINRA descubrió que, desde enero de 2018 hasta febrero de 2021, Robinhood no supervisó razonablemente la tecnología en la que se basaba para proporcionar servicios básicos de corredores y distribuidores, como aceptar y ejecutar pedidos de clientes”, explicó en el comunicado.

La empresa ha sufrido interrupciones en sus sistemas y aplicación móvil, el más grave y conocido ocurrió en enero del 2021. 

También, entre enero del 2018 y diciembre del 2020, la empresa no informó sobre miles de quejas de clientes a FINRA. Por todo lo anterior, se estableció la multa de 56 millones de dólares más 12.6 millones de dólares, más intereses, para restituir a miles de clientes perjudicados. 

Robin Hood ha estado en la mira de las autoridades incluso antes del incidente de WallStreetBets y ha tenido que pagar multas a FINRA y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y comparecer ante el Congreso de Estados Unidos.

También te puede interesar: La vida antes y después de WallStreetBets

El 17 de diciembre del 2020, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) acusó a Robinhood de hacer declaraciones engañosas y omitir reportar comunicaciones con los clientes entre 2015 y finales del 2018, por ese motivo la empresa acordó pagar 65 millones.

“Robinhood no buscó obtener los mejores términos razonablemente disponibles al ejecutar los pedidos de los clientes, lo que provocó que los clientes perdieran decenas de millones de dólares”, dijo Joseph Sansone, Jefe de la Unidad de Abuso de Mercado de la División de Cumplimiento de la SEC.

El acuerdo entre la empresa y la SEC se dio por una orden de ‘cese y desista’, por lo que la empresa no admitió ni negó los cargos. Uno de los acuerdos a los que llegó Robin Hood con la Comisión fue contratar un consultor independiente para revisar sus políticas y mejorar su sistema.