Las ventajas de controlar tu mercado y el proceso de entrega

Agustín Ortiz Monasterio

Seguramente has oído de alguien que vende en Amazon o Mercado libre o hasta tu mismo lo has hecho. Es atractivo; seguro y te deja dinero ¡Claro! Tiene sus pros y contras, como todo canal de ventas.

Hay mucha gente que vive de esto y algunos hasta han hecho fortunas. Es real. Lo que también es cierto es que esto no es hacer e-commerce como tal. Técnicamente, le estás vendiendo a alguien que si hace e-commerce. En términos de negocio, eres un proveedor.

Tal vez te preguntarás porque te digo todo esto. Sencillo, porque si le vendes a estas empresas, tienes uno o dos clientes grandes, es decir, tienes todos los huevos en una canasta (si solo tienes estos canales).

Si pones tu propia tienda en línea, tienes control de tus clientes y de la cadena de entrega. A diferencia del ejemplo de un marketplace, aquí no hay un límite de cuántos clientes puedes conseguir.

Claro, tener tus clientes y controlar tus entregas implica hacer marketing, redes sociales, optimización web, logística, operaciones y por ende, más inversión inicial que la que implica ser un proveedor.

A largo plazo tener tu propia tienda en línea fortalece tu marca y te da más ganancia, aunque en el principio es más complicado que simplemente entrar a un marketplace.

Claro, estas dos estrategias no están peleadas. Puedes tener tu tienda en línea y vender en marketplaces. De hecho es mejor. Tu tienda en línea te posiciona y el marketplace te da flujo de efectivo para tu negocio.

Al final tu decides el estilo de vida que quieres tener con el tipo de negocio que creas.
Platícanos, ¿Cuál es la estrategia que tienes o que te gustaría hacer con tu e-commerce y que estilo de vida quieres lograr?